Estatuilla de la santa patrona de Brasil junto al Niño Jesús de Praga

19-09-2007

Una réplica de la famosa estatuilla de Nuestra Señora de Aparecida, la santa patrona de Brasil, fue instalada esta semana junto al Niño Jesús de Praga, en la capital checa.

La ceremonia de instalación de la estatuilla de Nuestra Señora de Aparecida en la iglesia de la Virgen María de la Victoria, en Praga, fue iniciada con una misa, oficiada por el arzobispo de Praga, el cardenal Miloslav Vlk. Además de dignatarios de la Iglesia Católica asistieron al acto la esposa del presidente de la República, Livia Klausová, el primer ministro, Mirek Topolánek y el vice primer ministro, Jirí Cunek.

Tomás Roule, secretario del arzobispo de Praga, destacó el significado de la presencia de la estatuilla de la santa patrona de Brasil en la iglesia de la Virgen María de la Victoria, en la capital checa.

"Esta iglesia está estrechamente vinculada con la historia del Niño Jesús de Praga, que tiene amplia fama y es muy venerado en Brasil y en los demás países de América Latina. Cada año visitan esta iglesia unos 30 mil turistas brasileños. Es por ello que hemos decidido situar la réplica de Nuestra Señora de Aparecida que nos ha sido donada por Brasil, justamente en este templo", sostuvo Tomás Roule.

La instalación en Praga de una réplica de la estatuilla de Nuestra Señora de Aparecida fue altamente valorada por el papa Benedicto XVI. En una carta de saludo, enviada al cardenal Miloslav Vlk, el Sumo Pontífice recalcó que la santa patrona de Brasil simboliza en especial los valores familiares que deberían ser respetados por todo ser humano.

El significado de la presencia de la estatuilla de Nuestra Señora de Aparecida en la capital checa y su ubicación junto a la estatuilla del Niño Jesús de Praga lo destacó también Tomás Roule.

"La Virgen María y el Niño Jesús, son madre e hijo. No existe en este mundo otro vínculo tan estrecho y tan fuerte como el que hay entre una madre y su hijo. A lo largo de nuestras vidas cada persona nos llevamos los hábitos que nos han sido inculcados por nuestros padres. La importancia de la familia para el ser humano es indiscutible y esto cabe recordarlo en la actualidad especialmente, cuando la familia pasa por una crisis", dijo Tomás Roule.

El secretario del arzobispo de Praga matizó que confiaba en que la presencia de Nuestra Señora de Aparecida en esta capital, ayudará a la rehabilitación de los valores humanitarios en la sociedad checa.

19-09-2007