Europa tiene que mantener su modelo social

30-05-2003

Es necesario preservar el actual modelo social de Europa y crear una fuerte identidad europea. En ello coincidieron los sindicalistas europeos en el congreso de la Confederación Sindical Europea, que se celebró en Praga.

La política europea y de cada uno de los países miembros debería dirigirse hacia el pleno empleo de protección social, afirma Cándido Méndez, secretario general de UGT. Mantener el sistema social europeo es posible y necesario.

"El sistema de protección social europeo es una seña de indentidad fundamental de Europa. En el caso de mi país y estoy convencido de que en la inmensa mayoría de los países de Europa, el mensaje de esperanza y de confianza viene precisamente de su modelo social. Yo reconozco que debemos desarrollar un equilibrio complejo que es preservar el modelo social y crear las condiciones para que la reunificación de Europa acaree para los 108 millones de habitantes de Europa que se incorporan a la Unión Europea, que avancen decididamente en sus niveles salariales, en sus condiciones de trabajo, y también avancen hacia una mejora en sus niveles de protección social", dijo Méndez.

Según Méndez, los nuevos miembros de la Unión Europea no amenazarán la paz social en Europa. Su aporte consistirá en ofrecer trabajadores con buena cualificación. Méndez está convencido de que la ampliación tampoco provocará presión competitiva entre los sindicatos europeos en caso de que empresas multinacionales opten por trasladar sus factorías a un país nuevamente adherido debido a mano de obra más barata.

"En las organizaciones sindicales normalmente reforzamos los ámbitos de cooperación para buscar una solución global de equilibrio que favorezca, o en cualquier caso no perjudique de una manera irreversible, un ámbito geográfico en relación con otro. Digamos uqe en el acervo y en la experiencia del sindicalismo europeo ya tenemos también una trayectoria en este sentido y tenemos instrumentos que nos permitirán superar situaciones como ésa que indudablemente no sólo se van a dar, sino que ya se están dando. Pero en los sindicatos lo que sí tenemos claro es que el adversario en ningún caso es el trabajador del otro país", subrayó Cándido Méndez.

30-05-2003