Ex presidente Havel sobre la situación en Irak

20-03-2003

El ex presidente checo, Václav Havel, manifestó su satisfacción porque en la complicada situación internacional, en la República Checa todos los cargos constitucionales están representados. Después de que Havel terminó su período de funciones, la República Checa estuvo un mes sin presidente.

Václav HavelVáclav Havel Antes de abandonar la presidencia, Havel expresó su apoyo a los empeños de EE.UU. por solucionar la crisis iraquí de manera militar. El Ministerio de RR.EE. calificó entonces la acción de Havel como una iniciativa privada, afirmando que esa no era la postura oficial de la República Checa.

No obstante, la postura de la República Checa en cuanto al conflicto en Irak es bastante ambigua. El gobierno checo aprobó en su sesión del miércoles una declaración respecto a la crisis, pero las interpretaciones de la misma dividen a los políticos checos.

El ministro de RR.EE., Cyril Svoboda, afirmó a la BBC que la República Checa forma parte de la coalición de países que apoyan a EE.UU., pero el primer ministro, Vladimír Spidla, rechazó la interpretación de Svoboda afirmando que el gobierno checo apoya a la comunidad mundial que quiere desarmar a Saddam Hussein.

"La República Checa no forma parte de la coalición que atacó a Irak. Participamos en la operación "Libertad Duradera", pero en cuanto a la intervención militar, la actuación de la República Checa se basa en un mandato soberano concedido por los órganos legislativos checos", dijo Spidla.

El presidente, Václav Klaus, está convencido de que la República Checa no forma parte de la coalición que inició la guerra contra Irak. Según el portavoz presidencial, Tomas Klvana, "para el presidente checo es decisiva la postura del gobierno, tal como la presentó el primer ministro Spidla". Klaus confía que pronto serán logrados los objetivos de la operación militar y que ésta transcurrirá sin grandes pérdidas humanas y sufrimiento para la población civil, agregó el portavoz.

En la República Checa se incrementaron las medidas de protección. La policía y los soldados patrullan en las cercanías de todos los puntos estratégicos del país.

El ministro del Interior, Stanislav Gross, está convencido de que la República Checa no será objetivo de ataques terroristas, sin embargo, es necesario estar alerta.

"Solicitaremos cooperación al personal que trabaja en los lugares públicos. Por ejemplo, los empleados de los Ferrocarriles checos recibirán instrucciones especiales. Asimismo tendrán lugar cursillos de formación del personal civil en los lugares públicos como son hoteles y centros comerciales.", dijo el ministro Gross.

20-03-2003