Expertos checos miden temperatura récord en la Antártida

25-02-2016

Científicos checos midieron una temperatura récord en su estación situada en la Antártida y aportaron una nueva prueba sobre la existencia de los cambios climáticos en el Polo Sur. La expedición, además, descubrió en la Isla James Ross una bacteria desconocida hasta la fecha.

La estación polar Mendel en la Isla James Ross, foto: ČTKLa estación polar Mendel en la Isla James Ross, foto: ČTK El 23 de marzo de 2015, los termómetros checos situados en la estación polar Mendel, en la Antártida, ascendieron a 17,8°C.

Los científicos de la Universidad Masaryk de Brno se enteraron de la marca histórica recién este año al realizar una nueva expedición a la Isla James Ross, reclamada por Argentina, Chile y Reino Unido.

Los expertos tienen una teoría sobre la inhabitual subida de la temperatura en dicha zona para esa época, explica el climatólogo Kamil Láska.

Kamil Láska, foto: ČT24Kamil Láska, foto: ČT24 “Esta temperatura del aire tan alta fue causada por una corriente occidental que superó el obstáculo montañoso más alto de la zona, o sea, la Península Antártica. Al descender esta corriente a la zona oriental, donde se encuentra nuestra estación, se produjo un paulatino desecamiento y una subida de la temperatura del aire”, dijo.

La temperatura en la Antártida ascendió en dos grados

Los expertos registran un calentamiento progresivo en la Antártida durante los últimos 50 años. Desde entonces en dicho continente la temperatura ascendió en dos grados centígrados, destacó el jefe de la expedición checa, Pavel Kepler.

Foto: Facebook de Polární výzkum na Masarykově univerzitěFoto: Facebook de Polární výzkum na Masarykově univerzitě“Los glaciares, monitoreados en la mencionada zona por científicos checos desde 2006, antes estaban muy compactos. Pero en los últimos años, y este año en particular, se notaban extensos derretimientos en la superficie. Surgieron corrientes de agua y ríos glaciares. También aparecieron grietas, que antes no había, lo que en el futuro podría poner en peligro la seguridad de los científicos checos”, indicó.

Según los expertos, en un futuro próximo el calentamiento no debería causar un derretimiento dramático del glaciar. Junto al ascenso de las temperaturas en la zona aumentaron las precipitaciones, sobre todo, en el periodo invernal. Gracias a ello el iceberg puede recuperar la masa derretida durante el verano.

Pavel Kapler, foto: ČT24Pavel Kapler, foto: ČT24 La medición de la temperatura récord no ha sido el único logro de la reciente expedición checa a la Isla James Ross: los científicos descubrieron en la zona una nueva bacteria, desconocida hasta la fecha, y su estación por fin alcanzó una autosuficiencia enérgica absoluta, generando energía eléctrica por medio de paneles solares y fuerzas eólicas, sin necesidad de usar combustibles fósiles.

Una nueva expedición checa a la Isla James Ross se realizará el próximo año y será más amplia gracias a un nuevo subsidio otorgado por el Ministerio de Educación.

25-02-2016