Falleció presidente de la Contraloría General de la RCh

06-06-2003

A la edad de 53 años falleció Lubomír Voleník, presidente de la Contraloría General de la República Checa.

"Lubomír Voleník fue un hombre honesto y muy capaz, que se ganó el respeto de todo el espectro político del país", reaccionó a su muerte el presidente de la República Checa, Václav Klaus. Bajo su dirección, la Contraloría General de la República Checa se transformó en una de las instituciones más efectivas del país.

Lubomír Voleník, presidente de la Contraloría General, foto: CTKLubomír Voleník, presidente de la Contraloría General, foto: CTK "Lubomír Voleník falleció en un hotel en Copenhague, Dinamarca, donde se encontraba en misión de trabajo. Sobre su muerte nos informó este jueves la Embajada de la República Checa en Dinamarca", señaló Karel Boruvka, portavoz del ministerio de RR.EE.

La causa de la repentina muerte de Voleník se desconoce todavía, aunque los médicos suponen que se trató de un infarto. El jefe de la Contraloría General padecía desde su infancia de la enfermedad de Bekhterev. Independientemente de las limitaciones en su vida, Voleník terminó los estudios de Derecho en la Universidad Carolina de Praga y trabajó como abogado de empresa. En 1990 fue elegido a la Cámara Baja checa y en 1993 fue presidente de la Contraloría General, cargo que desempeñó hasta su muerte.

Su trabajo de contralor fue altamente valorado por los círculos oficiales y apreciado por la ciudadanía. Según un reciente sondeo de opinión sobre la confianza en las instituciones públicas, los ciudadanos checos señalaron tener mayor confianza en la Contraloría General encabezada por Voleník.

Lubomír Voleník, padre de dos hijos, fue un conocido defensor del medio ambiente. Amaba la música y también la vida, tratando de vivirla activamente hasta los últimos instantes.