Falleció Simon Wiesenthal, cazador de nazis

21-09-2005

"El crimen tiene que ser siempre castigado" - este fue el lema de Simon Wiesenthal, hombre que dedicó toda su vida a la persecución de los criminales de guerra nazis y a la lucha contra el racismo y el antisemitismo. Gracias a sus esfuerzos cayeron a las manos de la Justicia 1100 antiguos dirigentes nazis. Simon Wiesenthal falleció este martes en Viena a la edad de 96 años.

Simon Wiesenthal (Foto: CTK)Simon Wiesenthal (Foto: CTK) "Encontré a todos los asesinos que buscaba. Mi tarea fue cumplida", afirmó hace un año Simon Wiesenthal que, tras sobrevivir a varios campos de concentración nazis, decidió convertirse en defensor de los millones de judíos asesinados y llevar a sus culpables ante la justicia. En los campos de exterminio masivo perecieron durante la Segunda Guerra Mundial 89 parientes y familiares suyos.

Gracias a los esfuerzos y la minuciosa labor de uno de los más conocidos y temidos "detectives privados" del mundo, fueron capturados y llevados ante los tribunales importantes criminales de guerra nazis. Entre ellos Adolf Eichmann, uno de los autores del plan de los nazis de aniquilar los judíos de Europa.

"Este hombre nos enseñaba a no olvidar", comentó el ex presidente checo, Václav Havel la noticia sobre la muerte de Simon Wiesenthal. "Su valentía no tenía límites", afirmó el secretario de la Federación de Comunidades Judías, Tomás Kraus.

Por su parte, el escritor checo Arnost Lustig dijo que fue un hombre extraordinario.

"La justicia fue para él más importante que la venganza. Simon Wiesenthal sabía que resulta imposible castigar a todos los culpables del holocausto, pero se esforzaba para que la idea de la justicia sea viva y respetada".

Simon Wiesenthal nació en diciembre de 1908 en el territorio de la actual Ucrania. Entre 1929 y 1932 estudió arquitectura en Praga. Durante su estancia en este país aprendió el checo y más tarde calificó esa época de su vida como una de las más felices. En 1997 le fue otorgado doctorado honorífico por la Universidad Carolina de Praga.

21-09-2005