Fracasó huelga de conductores de tranvías en Praga

04-02-2003

La huelga de este lunes de los conductores de tranvías en Praga fue un fracaso. Éstos no llegaron a un consenso en cuanto a la forma de requerir el aumento de sus sueldos, por lo que en la madrugada del lunes en la capital aseguraron el servicio casi el 90 por ciento de los tranvías de la Compañía de Transportes Públicos de Praga.

El característico sonido de los tranvías en circulación sorprendió este lunes a muchos praguenses que se dirigían por la mañana a sus lugares de trabajo. El domingo los medios de comunicación del país habían informado de la programada huelga de los conductores de tranvías capitalinos.

Pero ocurrió algo inesperado. La Federación Sindical de Conductores de Tranvías no logró conseguir el requerido apoyo de parte de sus afiliados, uniéndose a la huelga sólo una tercera parte de los conductores. Y esto a pesar de que la misma había sido concebida como un instrumento para exigir el aumento de los sueldos de los conductores de tranvías capitalinos al nivel del de los choferes de autobuses.

El alcalde de Praga Pavel Bém con el director de la Compañía de Transportes Públicos de Praga, Milan Houfek, Foto: CTK El alcalde de Praga Pavel Bém con el director de la Compañía de Transportes Públicos de Praga, Milan Houfek, Foto: CTK El director de la Compañía de Transportes Públicos de Praga, Milan Houfek, calificó la huelga de ilegal y señaló que consideraba la posibilidad de demandar a los sindicalistas en juicio.

"Queremos que los órganos de justicia decidan sobre la legalidad de la huelga para luego proceder por nuestra parte a la adopción de medidas contra los huelguistas, de acuerdo con las normas legales de la República Checa".

La compañía de transportes pretende demandar que los sindicalistas involucrados cubran las pérdidas causadas por la huelga. Éstas se calculan en unos 7 millones de coronas, equivalentes a unos 230 mil euros.

Antonín Dub, líder de la Federación Sindical de Conductores de Tranvías, Foto: CTKAntonín Dub, líder de la Federación Sindical de Conductores de Tranvías, Foto: CTK Por su parte, Antonín Dub, líder de la Federación Sindical de Conductores de Tranvías, criticó la postura de la patronal e insistió en la legalidad de la huelga. Adelantó también que demandaría a la policía checa de haber intervenido brutalmente contra los huelguistas.

"Varios huelguistas resultaron heridos debido a la intervención policial contra los manifestantes en varios parques de tranvías de Praga. En total resultaron heridos unos diez conductores de tranvías".

Los observadores afirman que la huelga no dio los resultados esperados por sus promotores. La Federación de Conductores de Tranvías estudia ahora los pasos a dar y la patronal sigue insistiendo en que las demandas de los sindicalistas son infundadas. Finalmente los únicos que salieron ganando fueron los habitantes y los visitantes de Praga ya que, por decisión de la Compañía de Transportes Públicos, el lunes el transporte urbano en Praga fue gratis.

04-02-2003