Fuertes nevadas dificultaron la vida en Chequia

05-01-2017

Las autopistas y carreteras cubiertas de nieve, árboles caídos por el peso de la nieve, decenas de accidentes de tránsito y todo cubierto de blanco. Esa fue la situación en las últimas 24 horas en la República Checa, cuando el país se vio azotado por las más fuertes nevadas de los últimos años.

Foto: ČTKFoto: ČTK Entre 10 y 50 centímetros de nieve cayeron en la República Checa este miércoles, y en varias zonas sigue nevando. El país se cubrió de blanco, lo que ocasionó serios problemas en especial a los conductores. La caída de la nieve acompañada de ráfagas de viento tuvo como resultado la caída de árboles sobre las carreteras y vías ferroviarias, además de dificultar la vista.

En algunos sitios las carreteras desaparecieron por completo al cubrirse de altas capas de nieve, lo que obligó a los conductores en camino esperar varias horas en sus automóviles a que los Servicios de Mantenimiento les abrieran paso, según confirmó para la Televisión Checa Jan Rýdl, portavoz de la Dirección de Carreteras y Autopistas.

Foto: ČTKFoto: ČTK ”En la mayoría de las carreteras de Chequia surgían problemas en determinados tramos a raíz de las nevadas. Las capas de nieve que cubrían las vías impedían el paso y muchos conductores pasaron varias horas esperando sin poder avanzar. Los vehículos del Servicio de Mantenimiento no paraban en apartar la nieve de las vías, pero el fuerte viento la llevaba de vuelta. En algunos tramos la situación fue muy complicada por las largas colas de camiones que se fueron creando en las carreteras”.

El Instituto de Meteorología informó que las nevadas de las últimas 24 horas fueron las más fuertes registradas en Chequia en los últimos años. La nieve en las carreteras fue la causa principal asimismo de decenas de accidentes automovilísticos. Hana Hrabcová, una de las conductoras que sufrió una colisión, describió así lo sucedido.

Foto: ČTKFoto: ČTK ”De pronto apareció ante mi automóvil una capa más alta de nieve, de más de 50 centímetros diría yo. No alcancé a eludir el choque tras el cual mi coche cayó en la cuneta. Poco antes había pasado por un bosque y ahí había muy poca nieve. Por ello no reaccioné a tiempo, porque el cambio de la situación en la vía me sorprendió un poco”.

Las nevadas acompañadas de fuertes ráfagas de viento ocasionaron problemas igualmente en las vías ferroviarias. En algunos tramos fue interrumpida la circulación por varias horas porque resultaba imposible mantener los rieles limpios constantemente, eliminando las capas de nieve.

En otros sitios la circulación de los trenes fue impedida por la caída de árboles sobre los rieles, como fue el caso de un tren de pasajeros que se dirigía al centro termal de Bělohrad, en Bohemia del Este, según contó Vlastimil Novotný, del Cuerpo de Bomberos local, quien dirigió los trabajos de rescate.

Foto: ČTKFoto: ČTK”El maquinista no vio el árbol en los rieles a tiempo para alcanzar a frenar porque estaba cubierto de nieve y, además, la caída de nieve nueva no dejaba ver bien. Por suerte, ninguno de los pasajeros ni el maquinista resultaron heridos. Todo estaba cubierto de blanco y por delante del tren como si se levantara un muro de color gris. El maquinista utilizó el freno rápido, pero igual así chocó contra el árbol caído”.

Una situación semejante a la de la República Checa se registra en Polonia, Alemania, Austria y Eslovaquia. Para los días venideros el Instituto de Meteorología Checo pronostica una brusca caída de temperaturas, que debería comenzar en la noche del jueves a viernes.

Este viernes por la madrugada los termómetros marcarán entre -8°C y -12°C y las temperaturas máximas durante el día se mantendrán en -5°C. Semejantes temperaturas se prevén también para este sábado, pero el domingo deberían comenzar a subir levemente.

05-01-2017