Fuertes nevadas paralizaron la mitad del país

13-03-2006

Las bajas temperaturas y la nieve continúan complicando la vida de los ciudadanos checos. Más de la mitad del territorio nacional se vio afectado por fuertes nevadas durante el fin de semana y los meteorólogos no tienen buenas noticias, ya que todo parece indicar que el frío seguirá.

Foto: CTKFoto: CTK De acuerdo con el calendario astronómico la primavera debería llegar dentro de siete días. No obstante, la nieve y las bajas temperaturas siguen afectando el territorio checo.

El fin de semana las nevadas fueron tan fuertes que tuvo que cerrarse durante varias horas el aeropuerto internacional de Praga, Ruzyne. Unos ochenta vuelos fueron cancelados y casi diez aviones fueron desviados a otros aeropuertos.

Se registraron problemas en la mayoría de las carreteras a lo largo y ancho del país. Muchas vías no son circulables hasta el momento.

Foto: CTKFoto: CTK "La situación es tan grave y complicada que tuvimos que utilizar maquinaria pesada para limpiar algunas vías secundarias cerca de la capital. De lo contrario se dificultaría el tránsito de ambulancias, bomberos, policía y vehículos en general" explicó Vít Pernica, portavoz del Cuerpo de Bomberos de Praga.

Precisamente las vías secundarias son las más afectadas, en muchos casos se forman placas de hielo que imposibilitan la circulación. Durante el fin de semana cayeron veinte centímetros de nieve que, además de complicar el transporte, no pronostican el fin de este invierno que tarda ya casi cinco meses.

Los meteorólogos advierten que puede seguir nevando, quizá con menos intensidad, y que a la nieve se sumarán fuertes vientos que mantendrán las bajas temperaturas. Esta larga temporada parece beneficiar únicamente a los amantes de los deportes invernales que durante el fin de semana coparon los centros de esquí de todo el país.

13-03-2006