Gobierno respalda propuesta comunista para gravar indemnizaciones a las iglesias

24-01-2019

La Cámara Baja del Parlamento checo aprobó este miércoles una propuesta del Partido Comunista para gravar las reparaciones económicas que el Estado paga a las iglesias. Los pagos forman parte de la restitución de las propiedades que el régimen comunista había confiscado a las iglesias.

Gobierno respalda propuesta comunista para gravar indemnizaciones a las iglesias, foto: ČTK/Vít ŠimánekGobierno respalda propuesta comunista para gravar indemnizaciones a las iglesias, foto: ČTK/Vít Šimánek Jan Bartošek, foto: Filip Jandourek, ČRoJan Bartošek, foto: Filip Jandourek, ČRo Los diputados de los partidos que integran el gobierno minoritario de coalición, apuntalados por el opositor Partido por la Democracia Directa, apoyaron una propuesta comunista para cobrar impuestos a las iglesias.

Quieren gravar el dinero que el Estado checo paga a las iglesias ante la imposibilidad de devolverles algunas propiedades en el marco de la restitución del patrimonio que había sido nacionalizado por el régimen comunista.

El Gobierno no presentó ningún estudio que demuestre que se trata de una sobrevaloración.

Esa fue una de las exigencias de los comunistas para dar su respaldo al Gobierno de Babiš durante el voto de confianza en la Cámara Baja. En declaraciones a la prensa el primer ministro se ha limitado a decir que las reparaciones económicas a las iglesias se habían sobrevalorado.

Mikuláš Ferjenčík, foto: archivo del Partido PirataMikuláš Ferjenčík, foto: archivo del Partido Pirata “Es claro que se trató de una sobrevaloración. Desde nuestro punto de vista la ley de restituciones se aprobó en condiciones poco habituales, después de la medianoche, con el voto de un diputado raro”.

El líder de la fracción parlamentaria del democristiano Partido Popular, Jan Bartošek, criticó a Babiš porque hasta la fecha no ha presentado documento alguno que ponga en duda el monto de las reparaciones.

“El movimiento ANO ha argumentado que las restituciones fueron sobrevaloradas y que dispone de un análisis que lo respalda. Con el tiempo se ha demostrado que en los Ministerios de Finanzas y Cultura no tienen análisis alguno. Las cifras presentadas son tan solo especulaciones, y resulta evidente que las restituciones son el precio pagado por la coalición de gobierno a los comunistas”.

La misma opinión fue compartida por el diputado del Partido Pirata Mikuláš Ferjenčík.

“El Gobierno no presentó ningún estudio que demuestre que se trata de una sobrevaloración. Creemos que es muy probable que el Tribunal Constitucional rechace esta propuesta de ley y la califique de inconstitucional”.

Es una ley mala e injusta, pone de manifiesto la fuerza de los comunistas.

Todos lo partido de la oposición, excepto la agrupación por una Democracia Directa del empresario de origen japonés Tomio Okamura, han criticado el paso dado por el oficialismo, tal como subrayara el líder del Partido Cívico Democrático, Petr Fiala.

“Es una ley mala e injusta, pone de manifiesto la fuerza de los comunistas. Se trata de un soborno de Babiš para los comunistas”.

Petr Fiala, foto: Prokop Havel, ČRoPetr Fiala, foto: Prokop Havel, ČRo El diputado del democristiano Partido Popular Jan Bartošek, recordó que la ley aprobada afectará tanto a la Iglesia Católica como a la Confederación de Comunidades Judías.

“Es necesario decir que las restituciones tocan a varias iglesias, pero la mayor injusticia se comete contra la Federación de Comunidades Judías. Primero les robaron las propiedades los nazis, después los comunistas y ahora se le cobrarán impuestos”.

La propuesta comunista aprobada en la Cámara Baja deberá ser ratificada por el Senado donde los partidos opositores disfrutan de mayoría, por lo que esperan que la misma sea rechazada y existe todavía una última instancia que es el Tribunal Constitucional.

Primero les robaron las propiedades los nazis, después los comunistas y ahora se le cobrarán impuestos.

El gobierno del primer ministro Petr Nečas aprobó en 2013 devolver los terrenos e inmuebles que fueron confiscados a las iglesias por el régimen comunista, y compensar económicamente por las propiedades que no se podían devolver.

La propuesta fue aprobada por el Parlamento y la restitución supuso la devolución de edificios y tierras por valor de 2 930 millones de euros y la promesa de indemnizar a lo largo de 30 años el resto de confiscaciones con un total de 2 300 millones de euros.

24-01-2019