Homosexuales checos podrán contraer "matrimonio"

16-03-2006

Con una mayoría ajustada de votos, la Cámara Baja levantó el veto del presidente de la República y aprobó este miércoles la ley de unión civil de homosexuales. La normativa entrará en vigor el primero de julio.

Jirí Hromada en la Cámara Baja (Foto: CTK)Jirí Hromada en la Cámara Baja (Foto: CTK) A la tercera y tras acalorados debates, la ley de unión civil de homosexuales recibió este miércoles el apoyo necesario de 101 legisladores de los 177 presentes en la Cámara de Diputados. La República Checa se convirtió en el decimotercer país de la Unión Europea y el vigesimosexto en el mundo que legaliza las parejas homosexuales.

A partir del primero de julio, los novios homosexuales podrán registrar su unión, de manera semejante a la contracción del matrimonio, en las oficinas de registro civil. El cambio del estado civil constará también en sus carnets de identidad. Por otro lado, la ley no posibilita adoptar el apellido de la pareja, como ocurre en el caso de los matrimonios heterosexuales. Las parejas homosexuales registradas podrán criar a sus propios hijos, pero la ley no les permite adoptar a niños de padres ajenos. Este podría ser el próximo paso, admitió el líder de Iniciativa Gay, Jirí Hromada.

"La adopción y el ahijamiento forman parte de la Ley de Familia. Si la próxima generación política desea enmendar esta normativa, que lo haga, pero no sé por qué los adversarios de las adopciones atemorizan ahora a los ciudadanos. Nosotros hemos tardado diez años en conseguir la ley de unión civil de homosexuales. Al no existir la voluntad política, las adopciones no se aprobarán".

Foto: CTKFoto: CTK El líder del democristiano Partido Popular, Miroslav Kalousek, comentó la aprobación de la normativa muy brevemente: "No se acaba el mundo, será sólo un poco más loco".

Los populares, que siempre han figurado entre los mayores adversarios de la ley, temen que la unión legal de homosexuales debilite la tradicional institución de la familia y abra las puertas a otras reivindicaciones minoritarias. Los musulmanes, por ejemplo, podrían pedir en el futuro una ley de poligamia, opina la diputada Vlasta Parkanová.

La votación final sobre la ley de unión civil de homosexuales fue precedida por una discusión entre el primer ministro, Jirí Paroubek, y el opositor Partido Cívico Democrático, que se acusaron mutuamente de politizar el tema. Mientras que Paroubek afirmó que los demócratas cívicos sólo quieren apoyar a su presidente honorífico, Václav Klaus, quien en su cargo de presidente vetó la ley, el Partido Cívico Democrático inculpó al premier socialdemócrata de apropiarse de ese proyecto legislativo convirtiéndolo en una insignia de su partido. En protesta contra el proceder del primer ministro, once diputados del Partido Cívico Democrático retractaron su apoyo a la ley de unión civil de homosexuales.

16-03-2006