Inaugurado un museo a las víctimas del comunismo

19-05-2005

Un nuevo monumento a las víctimas del régimen comunista fue inaugurado este miércoles cerca de la aldea de Lesetice, en Bohemia Central.

Ministro de Cultura, Pavel Dostál (Foto: CTK)Ministro de Cultura, Pavel Dostál (Foto: CTK) El antiguo campo de trabajos forzados comunista Vojna se convirtió en un monumento a las víctimas del comunismo, inaugurado este miércoles cerca de Lesetice, pueblo en los aledaños de la ciudad de Príbram, en Bohemia Central. En el acto solemne organizado con tal motivo participaron el ministro de Cultura checo, Pavel Dostál, el presidente del Senado, Premysl Sobotka, representantes políticos, organizadores y antiguos prisioneros que experimentaron las condiciones inhumanas del campo de concentración comunista Vojna en sus propias carnes.
El ministro de Cultura, Pavel Dostál, que ideó y organizó la construcción del monumento, explicó su localización:

"Es el único campo de trabajos forzados que mejor se ha conservado en cuanto a los edificios. Los demás campos solían ser aniquilados por los comunistas para no dejar testimonio de los crímenes allí cometidos. El campo de trabajos forzados Vojna no fue destruido porque había edificios militares. No teníamos, por ello, otra oportunidad en la República Checa que rehabilitar el campo Vojna y convertirle en el monumento a las víctimas del comunismo"

Campo de trabajos forzados 'Vojna' (Foto: autor)Campo de trabajos forzados 'Vojna' (Foto: autor) El campo de trabajos forzados Vojna estaba en su origen destinado a los prisioneros de guerra alemanes. Sin embargo, después del golpe de estado comunista en 1948, los prisioneros alemanes fueron sustituídos por los checos que se opusieron a la nueva dictadura. El trabajo principal de los presos políticos era extraer pecblenda de las minas cercanas. Muchos de ellos perecieron a consecuencia de las prolongadas estancias en el subterráneo. El número de prisioneros alcanzó hasta las 1700 personas.

El campo de concentración comunista Vojna dejó de funcionar como prisión en 1961, y en 2001 el Ejército checo lo entregó al Museo Regional de Príbram, que junto con el Ministerio de Cultura y la Confederación de presos políticos de la República Checa, ha organizado la construcción del monumento.

19-05-2005