Inauguran primer tramo de autopista que une Ostrava con Praga

03-12-2007

Los primeros 17 kilómetros de la autopista D 47, considerados los más complicados de construir, fueron inaugurados en Ostrava el sábado pasado. La carretera que unirá la capital checa con la mayor ciudad en el oriente del país, Ostrava, debería estar acabada a finales de 2009.

Foto: CTKFoto: CTK La autopista D 47 significa para Ostrava una conexión más expedita con el resto del país. Aunque las obras en esa ciudad minera empezaron ya en 1999, la primera parte del total de 80 kilómetros fue abierta para los conductores recién el sábado pasado. Según el director general de Carreteras y Autopistas, Alfréd Brunclík, el terreno difícil complicó la construcción de la primera parte.

“La construcción de este tramo de la autopista se inició antes, porque era lo más complicado de hacer. También el resto de los proyectos de la autopista se ha ido prolongando y por eso nos hemos demorado tanto, esa es la razón” explicó el director general.

La construcción de 44 puentes, cuatro cruces a desnivel, varios refuerzos del terreno, entre otras obras difíciles prolongaron el plazo como subieron los costos a unos 570 millones de euros. Todavía se trata de un tramo aislado pero Alfréd Brunclík pronostica que el proyecto total será finalizada pronto.

Foto: CTKFoto: CTK “De Praga a Ostrava se podrá viajar en autopista a finales de 2009. El año próximo queremos abrir dos tramos más y en 2009 todos los 80 kilómetros de la D 47”, espera el director general.

No sólo por ser extremadamente complicado tiene el proyecto de la autopista D 47 una historia larga. Fue dos veces postergado y aparecieron también sospechas de corrupción de los funcionarios estatales al contratar empresas de construcción. Sin embargo, el Gobierno, con el apoyo financiero de la Unión Europea, pretende seguir invirtiendo en la red vial. El ministro de Industria y Comercio, Martin Říman, es consciente de la necesidad de una mejor infraestructura del transporte en el país y apuntó que el próximo año el Gobierno dedicará una suma récord de tres mil 200 millones de euros en la construcción de nuevas carreteras.

La República Checa tiene actualmente 1002 kilómetros de autopistas, más que su vecino Polonia, que tiene 968 kilómetros, pero menos que Alemania, líder europeo en la materia con 12 400 kilómetros. Hacia el año 2015, la República Checa planea tener dos mil kilómetros de autopistas, lo que actualmente tiene Austria.

03-12-2007