Inundaciones "ayudaron" a modernizar el Jardín Zoológico de Praga

08-08-2005

Casi la mitad del recinto fue inundada, nueve mamíferos y ochenta aves perecieron, centenares de animales fueron evacuados. Así era la situación en el Jardín Zoológico de Praga a mediados de agosto de 2002. Tres años después no queda en el zoo capitalino ninguna señal de las trágicas inundaciones.

El pasado domingo los visitantes del Jardín Zoológico de Praga pudieron pisar por primera vez una nueva isla habitada por una decena de lémures de Madagascar. El área de media hectárea de extensión, rodeada de lagos y cascadas, es otra de la serie de exposiciones y pabellones modernos construidos tras las inundaciones de 2002.

Pequeños donantes, así como grandes empresas, incluyendo el Ayuntamiento de Praga, contribuyeron a renovar el jardín zoológico devastado. Ya dos meses tras las inundaciones se reunieron en la cuenta para beneficio del zoo unos diez millones de coronas, aproximadamente 330 mil euros.

En octubre de 2003 fue abierto un nuevo pabellón de gorilas, en el que nació posteriormente la primera cría de gorila de llanura en la República Checa. El año pasado fueron reconstruidos los pabellones "África de cerca", que alberga a animales pequeños del continente negro, y "Sycchuan" que lleva al visitante al reino de las aves de las altas montañas de Asia. A finales del año 2004 fue inaugurado el recinto más costoso en la historia del zoológico de Praga - el pabellón "Jungla Indonesia" para casi 1500 animales. Se construyeron nuevos hogares para pingüinos, flamencos y grandes felinos.


El espectáculo de los leones marinos es esperado ansiosamente tanto por los visitantes, como por los propios animales, afirma Michaela Voldrichová, que cuidó de Gaston durante casi siete años.

"No sólo niños, sino también adultos tienen ganas de lanzarse a la piscina con los animales. No se sabe mucho que el león marino es en realidad una fiera acuática, tiene dientes muy afilados y no le gusta mucho el contacto personal. Toleraban que yo les tocara, pero no lo requerían. Pero por lo demás son animales alegres y sociables".

La idea de fundar en Praga un jardín zoológico nació en el año 1881. Cincuenta años más tarde los primeros visitantes pasaron por las puertas del recinto ubicado en el barrio praguense de Troja, en cercanías del río Moldava. Paradójicamente gracias a las inundaciones de 2002 el Jardín Zoológico de Praga se fue convirtiendo en un zoo del siglo veintiuno.

08-08-2005