Jirí Paroubek acerca de la reforma de pensiones

20-07-2005

El primer ministro checo se expresó a favor de efectuar una reforma al sistema de pensiones.

Primer ministro checo, Jirí Paroubek (Foto: CTK)Primer ministro checo, Jirí Paroubek (Foto: CTK) El jefe del Ejecutivo checo, Jirí Paroubek, debatió el viernes pasado con representantes de los partidos parlamentarios sobre efectuar modificaciones en la reforma del sistema de pensiones. Sin embargo, este martes, en una entrevista con la agencia internacional Bloomberg, Jirí Paroubek admitió que la reforma no corre prisa. El creciente nivel de natalidad y el decreciente déficit del presupuesto estatal la harían aplicable de aquí a los próximos veinte años. Algunas horas después corrigió, no obstante, su declaración.

"Yo dije que el sistema de pensiones actual podría ser aplicado sin problemas de aquí a los próximos veinte años. No es mi idea, así opinan los expertos en la reforma del sistema de pensiones", declaró el jefe del Ejecutivo checo, Jirí Paroubek.

"Si nos planteamos el hecho de que el sistema de pensiones no cambia nunca, dentro de veinte o treinta años, el porcentaje de los cargos obligatorios que cada ciudadano checo paga de su salario para su jubilación, aumentará del 28 por ciento al 40 ó 50 por ciento del salario total. Con unos impuestos tan altos la gente trabajaría poco, se aumentaría el paro, bajaría el monto de las pensiones y todo el sistema acabaría por desmoronarse", explicó Ondrej Schneider, experto de la Universidad Carolina de Praga.

La República Checa es el único país del antiguo Bloque Socialista que no ha iniciado hasta el presente el proceso de reforma del sistema de pensiones. La población checa va envejeciendo y con el tiempo aumentará el número de jubilados. Por ello, la reforma de pensiones es urgente. Así coinciden todos los partidos parlamentarios.

"Todos los partidos políticos coincidimos en que vamos a sopesar varias modificaciones de la reforma de pensiones que deberían ser aplicadas hasta finales del octubre presente", matizó el primer ministro checo, Jirí Paroubek.

20-07-2005