Joanne Rowling sigue criticando el uso de las camas con rejas

07-02-2006

Joanne Rowling, autora de la célebre serie literaria sobre el mago Harry Potter, tiene previsto visitar a la República Checa solicitando que sea prohibido el uso de camas con rejas en los centros para pacientes con trastornos mentales. Por su parte, los expertos checos objetan que dichas camas no son del todo sustituibles.

La escritora británica inició en el 2004 una campaña en torno a las condiciones en las que viven los niños con retrasos mentales en los sanatorios checos. Rowling vio una foto de un niño de nueve años de edad hospitalizado en un sanatorio en la región de Pradubice, Bohemia del Este, publicada por el periódico británico Sunday Times y tras las protestas de la escritora se abrió una amplia discusión sobre los métodos uzilizados en estos establecimientos.

Los diputados checos aprobaron en la primavera del año pasado una ley que limita el uso de camas con rejas y redes. El personal las puede utilizar solamente en los casos exactamente descritos durante un período limitado y debe emitir un informe detallado en cada caso en que proceda.

Los médicos explican que estas camas se utilizan solamente por un periódo definido para los pacientes que sufran ataques de agresividad, durante los cuales se puede lesionar a otras personas o a sí mismo.

El Ministerio de Salud creó además un Comité que controla el uso de las camas mencionadas, y no ha revelado ningún abuso de las mismas.

"Si la señora Rowling quiere aumentar de esta forma su popularidad, que de hecho ya es bastante grande, no puedo aplaudirle", reiteró el presidente checo, Václav Klaus, en reacción a las palabras de la británica.

Asimismo los psiquiatras checos no están de acuerdo con la crítica por parte de la escritora, indicando que sustituir las rejas o redes por inyecciones o sedativos es incluso menos humano.

"Según yo sepa, esta señora nunca ha visto con ojos propios la situación en los sanatorios checos", indica al respecto el director del sanatorio psiquiátrico en Bohnice, Praga, Ivan David, agregando: "La señora Rowling tendrá seguramente buenas intenciones pero no entiende de la respectiva problemática".

"Si quiere venir que venga", así comentan los empleados de los centros para pacientes con trastornos mentales el propósito de la británica de visitar los sanatorios checos en persona, "no tenemos nada que ocultar", sostienen.

07-02-2006