Klaus y Kaczynski: la ayuda de Bruselas a Haití es insuficiente

22-01-2010

El presidente checo, Václav Klaus, y su homólogo polaco, Lech Kaczynski, criticaron duramente la insuficiente ayuda de la Unión Europea a Haiti, afectado la semana pasada por un devastador terremoto. Durante una reunión mantenida en Praga, los mandatarios reafirmaron asimismo su escepticismo frente al aporte del Tratado de Lisboa.

Lech Kaczynski y Václav Klaus, foto: ČTKLech Kaczynski y Václav Klaus, foto: ČTK El primer mandatario de Polonia, Lech Kaczynski, quien se encuentra en la República Checa en visita oficial, mantuvo deliberaciones este jueves con su homólogo checo, Václav Klaus. Ambos presidentes criticaron a Bruselas por supuesta pasividad frente al desastre en Haití tras el sismo de la semana pasada. Kaczynski afirmó que considera una cantidad despreciable los tres millones de euros concedidos por Bruselas a ese país. El mandatario polaco olvidó mencionar no obstante que la Unión Europea decidió destinar a Haití en total 420 millones de euros.

Klaus, por su parte, criticó que tras la adopción del Tratado de Lisboa, recién ahora se especifican las competencias de las nuevas instituciones comunitarias y que éstas por sí solas, no muestran mayor iniciativa con respecto a Haití.

Haití, foto: ČTKHaití, foto: ČTK ”Si algo semejante a lo de Haití hubiera pasado hace un año, el país al que le tocaba la presidencia rotativa de la Unión Europea, en este caso la República Checa, adoptaría de inmediato medidas necesarias para brindar ayuda, y la Comisión Europea deliberaría intensamente sobre cómo socorrer. Ahora la situación es nueva y el resultado es una pasividad casi total”.

Al hablar de otros temas, los dos presidentes señalaron la importancia de la ampliación de la Unión Europea, al tiempo que rechazaron cualquier intento de centralismo en los Ventisiete. Kaczynski valoró altamente la coincidencia de opiniones con su homólogo checo respecto a la mayoría de cuestiones.

”Estoy aquí, en la República Checa, país que se ha convertido en nuestro aliado más cercano. Con el presidente Klaus y los gobiernos de nuestros países hemos tratado de afianzar y desarrollar los lazos existentes entre los dos países. Y creo necesario proseguir por el mismo camino”.

Klaus y Kaczynski, conocidos por su euroescepticismo, reiteraron que la entrada en vigor del Tratado de Lisboa no la consideran como el inicio de cambios radicales en el funcionamiento de la Unión Europea. Según los presidentes checo y polaco, cada país tiene derecho a decidirse libremente si quiere o no formar parte de esa federación de estados independientes.

22-01-2010