La aldea de Horín resucita de las inundaciones de 2002

12-08-2003

La aldea de Horín, Bohemia Central, fue la población más afectada de toda la República Checa durante las inundaciones de 2002. Todos sus habitantes tuvieron que abandonar sus casas. Después de volver, muchos de ellos no encontraron sus hogares. Toda la aldea se convirtió en una sola ruina.

Las inundaciones arrasaron prácticamente a Horín. El nivel del agua alcanzaba en algunos lugares los cinco metros de altura. Los daños se estiman en más de 500 millones de coronas, equivalentes a 20 millones de euros. Hasta ahora 73 casas o edificios han tenido que ser derrumbados, "incluyendo la mía", afirmó el alcalde, Petr Fous.

"Las advertencias ante las inundaciones, que alcanzaron su máximo momento el 15 de agosto, llegaron a tiempo. Sin embargo, nadie prevenía que tendrá tanta fuerza. Faltó una mejor organización. Además, la gente se negaba a creer que el agua llegaría a sus hogares y que podría tener consecuencias tan nefastas. En ello radican las razones por las que la aplastante mayoría de los habitantes de Horín no logró salvar, excepto su vida, absolutamente nada", destacó Petr Fous.

Sus palabras las confirmó un ciudadano de Horín.

"Cogimos sólo los documentos, subimos en el automóvil y nos fuimos de inmediato porque nos dijeron que dentro de pocas horas llegará una ola de agua que inundará toda la aldea. Cuando regresamos dentro de unos días y vi la destrucción causada, casi me dio un infarto".

Muchos habitantes de Horín siguen todavía viviendo en módulos o en apartamentos alquilados en la cercana ciudad de Melnik. Los más afortunados esperan que terminen los trabajos de reconstrucción de su propia casa, mientras que los que se quedaron sin techo esperan con ansia el término en que finalizará la construcción de una vivienda con más de 20 apartamentos. Existen otros proyectos para ayudar a los ciudadanos pero, además, hay que tomar medidas preventivas para que la situación no se repita. Así destacó Petr Fous.

"Horín se encuentra cerca de la confluencia de los ríos Vltava y Elba, de manera que es indispensable asumir numerosas medidas preventivas. Además de la reconstrucción de un dique cercano encargué, por ejemplo, a los arquitectos a elaborar un proyecto para la construcción de un muro para la detención de las aguas", dijo el alcalde de Horín.

No obstante, todo es cuestión de dinero. Después de las inundaciones, Horín recibió dinero del Estado, de las organizaciones caritativas y también de colectas públicas. Pero, según Petr Fous, con el correr del tiempo todos se olvidaron de los problemas que Horín tiene que afrontar no solo hoy, sino que tendrá que solucionar también en el futuro.

12-08-2003