La embajada checa en Cuba mantendrá sus puertas abiertas a los disidentes

01-02-2005

La República Checa estaba dispuesta a aplicar su derecho a veto en la Unión Europea en caso de que la suspensión de sanciones diplomáticas hacia Cuba atentara rotundamente contra la política de Praga respecto al régimen de La Habana.

Ministro de RR.EE. checo, Cyril SvobodaMinistro de RR.EE. checo, Cyril Svoboda Si bien es cierto que la Unión Europea decidió la suspensión temporal de las sanciones diplomáticas vigentes contra Cuba desde junio de 2003, la República Checa consiguió eliminar del texto aprobado el párrafo en que se indicaba que las embajadas comunitarias no invitarían a los disidentes a sus actividades.

"Si nosotros vamos a querer, y vamos querer... repito vamos a querer, invitar a los representantes de las fuerzas democráticas cubanas a nuestras embajadas, lo haremos y no permitiremos que nadie nos limite en este sentido" subrayó el ministro de RR.EE. checo Cyril Svoboda.

El canciller checo dijo que en caso de que el texto de Bruselas hubiera ido del todo en contra de la política exterior de Praga estaba preparado para aplicar su derecho a veto.

Gracias a la intervención de la República Checa los países comunitarios pueden, si así lo desean, invitar a los disidentes a las actividades en sus embajadas.

"Partiendo de nuestro pasado totalitario resulta inaceptable que alguien trate de obstaculizar nuestros contactos con personas que valiente y pacíficamente luchan por lograr la democracia en Cuba", insistió el canciller checo.

Por su parte, el ministro de RR.EE. de Luxemburgo, Jean Asselborn, país que ejerce la presidencia temporal de la Unión Europea dijo que las medidas adoptadas el 5 de junio de 2003 han sido temporalmente suspendidas y que la decisión será revisada antes de julio de este año a la luz del desarrollo hacia el pluralismo democrático y el respeto de los derechos humanos en Cuba.

01-02-2005