La incertidumbre de los británicos que viven en Chequia

30-01-2020

Después de varios años de tensas negociaciones, Reino Unido abandonará la Unión Europea este viernes. Pero en ese tiempo, han sido muchos los británicos que solicitaron la ciudadanía checa con el deseo de seguir siendo ciudadanos comunitarios.

Foto: ČTK/AP/Kirsty Wigglesworth Foto: ČTK/AP/Kirsty Wigglesworth El Parlamento Europeo aprobó este miércoles el acuerdo de salida del Reino Unido de la Unión Europea. Algo que la mayoría de los europarlamentarios aceptó como un mal menor en una sesión en la que predominaron las lágrimas y los rostros serios.

Aunque el brexit tendrá lugar este viernes, la idea es que las normas comunitarias sigan teniendo validez en el Reino Unido hasta el 31 de diciembre de 2020.

Desde que se celebrara el referéndum del brexit en el año 2016, la incertidumbre y las convulsas negociaciones han preocupado tanto a los británicos que viven en la UE como a los ciudadanos de la Unión que viven y trabajan en el Reino Unido.

En Chequia este aspecto se hizo patente en un crecimiento significativo del número de solicitudes para obtener la ciudadanía checa por parte de británicos. Como apunta el portavoz del Ministerio del Interior, Ondřej Krátoška, estas se han multiplicado en los últimos tres años.

“El número de británicos que solicita la ciudadanía checa ha crecido en los últimos años. Por ejemplo, en el 2016 hubo solo 19 peticiones, y en 2017 y 2018 fueron unas 40 al año. Sin embargo, el año pasado ya fueron 64 las solicitudes”.

Una de las solicitudes iniciadas durante 2019 fue la de Mark Child, un analista de mercado británico que lleva 24 años viviendo en la República Checa. Según dijo a Radio Praga Internacional, el brexit fue de cierto modo un gran impulso a la hora de tomar esta decisión, pero reconoce que ya llevaba muchos años pensando en el tema.

“Bueno, no fue la única razón. Llevo aquí unos 25 años, estoy asentado y quiero jubilarme aquí. Entonces, era una idea que ya había pasado por mi mente antes del referéndum”.

Mark Child obtendrá la nacionalidad casualmente justo el 31 de enero, fecha exacta del brexit. Según cuenta, el proceso no es tan complicado como podría parecer. Por ejemplo, el examen de checo y aspectos culturales fue fácil de superar, ya que lleva muchos años viviendo en Chequia y se defiende con el idioma. Para resolver la parte burocrática, tuvo la suerte de contar con la ayuda de su mujer checa.

“Personalmente, me resultó fácil. Tienes que hacer un examen de idioma con sus correspondientes partes de leer, escribir, hablar y escuchar un audio. Y se aprueba con el 60 %, lo que para alguien que lleva aquí tanto tiempo como yo no es un problema. También hay un examen histórico y cultural que está bastante claro. La parte burocrática podría ser la más complicada, pero tengo la suerte de que mi mujer es abogada y conoce bien las oficinas gubernamentales, así que me ayudó con los documentos”.

Chequia es un país que en los últimos años ha experimentado un gran crecimiento económico, y su capital, Praga, cada vez es una ciudad más moderna y cosmopolita, lo que atrae a numerosos ciudadanos extranjeros para instalarse aquí. En opinión de Child, el estilo de vida checo se adapta a sus gustos.

“Estoy totalmente instalado aquí. Mi mujer y yo hemos invertido en una cabaña fuera de Praga, eso es algo muy checo. Mi nivel de idioma no es perfecto, pero es suficiente para comunicarme tanto con checos como con otros extranjeros. Disfruto mucho el estilo de vida, y Praga es una ciudad cosmopolita pero no es abrumadoramente grande. Estoy felizmente asentado”.

Los amigos británicos de Mark Child no son, por supuesto, ajenos a las preocupaciones del brexit. Muchos viven en Chequia o en otros países de la Unión Europea y no quieren perder sus derechos. Al fin y al cabo, fuera de las negociaciones políticas, estamos hablando de la vida de personas y familias enteras.

“Se ha convertido en un tema de conversación. Una de las mayores preocupaciones no solo para los británicos que viven en Chequia, sino para los tres millones de británicos que viven en la Unión Europea. Son seres humanos y familias que no quieren acabar siendo monedas de cambio en las negociaciones entre el Reino Unido y la UE”.

Después de 47 años, el Reino Unido abandonará la Unión Europea este viernes, aunque un gran porcentaje de ciudadanos británicos vive con la esperanza de que esto no sea un adiós, sino solo un hasta luego.

En Chequia viven más de 8000 británicos, una de las nacionalidades de la UE que más ha crecido en población en el país en los últimos años.

30-01-2020