La mitad de los ancianos checos come mal

23-10-2017

Comer pobremente o de forma poco variada, ese es el problema de la mitad de los mayores checos según un reciente estudio.

Foto: CC / PixabayFoto: CC / Pixabay Poca comida y poco variada, basada en hidratos de carbono, poca fruta y verdura, poca agua, en definitiva, una dieta pobre. Así se alimenta la mitad de los ancianos checos, según un estudio de la compañía NMS Market Research.

La situación se agrava por el hecho de que una buena alimentación es fundamental a edades avanzadas. A partir de los 70 años se empieza a perder masa muscular y se hace necesario luchar contra el síndrome de la fragilidad, incide Iva Holmerová, del Centro Gerontológico de Praga.

“Una de las más importantes medidas preventivas es sin duda la buena alimentación, tener suficientes proteínas. Esto ayuda a que todos los nutrientes sean retenidos por el organismo, a que se contriyean todas las estructuras, incluyendo las musculares y las óseas. También es importante realizar actividades físicas adecuadas, hacer rehabilitación”.

Iva Holmerová, foto: Martina SchneibergováIva Holmerová, foto: Martina Schneibergová Los problemas de salud llevan a menudo a los mayores a replantearse su dieta. De hecho lo más importante es la decisión personal de los implicados de empezar a cuidarse más, comenta Ludmila Vladyková, de la organización Život 90, que imparte conferencias sobre el tema.

“Yo creo que el motivo principal de que acudan a mis seminarios es que no quieren envejecer. Nadie lo desea, evidentemente, y esto les atrae. Es la curiosidad por saber cómo mejorar su estilo de vida”.

La mitad de los mayores consultados en la encuesta señalan que en buena medida no comen mejor porque no tienen suficiente dinero. La buena alimentación no es, sin embargo, tan cara, advierte la dietóloga Kateřina Cajhamlová.

“Lo importante es darse cuenta de que no es necesario comer carne cada día para tener suficientes proteínas en la dieta. Bastan las legumbres y los productos de soja. Y no son productos caros”.

En la República Checa hay dos millones de personas mayores de 65 años, según datos de septiembre del Instituto Checo de Estadística.

23-10-2017