La mujer iraní es protagonista del festival ‘Un Mundo’

11-03-2010

La entrega del Premio Homo Homini, ‘El Hombre al Hombre’, inauguró este miércoles en Praga el festival de cine documental sobre derechos humanos ‘Un Mundo’. Los condecorados son los líderes estudiantiles iraníes Majid Tavakoli y Abdullah Momeni. Irán está en el foco de la presente edición del festival.

El periodista Seraí Mírdamadí asumió el Premio Homo Homini en lugar de Majid Tavakoli y Abdullah Momeni, foto: Štěpánka BudkováEl periodista Seraí Mírdamadí asumió el Premio Homo Homini en lugar de Majid Tavakoli y Abdullah Momeni, foto: Štěpánka Budková Ambos fueron condenados por el régimen iraní a ocho años de prisión. El estudiante Majid Tavakoli fue detenido en diciembre del año pasado después de condenar la dictadura en una manifestación en Teherán con motivo del Día de los Estudiantes. El opositor iraní Abdullah Momeni entró en la vida pública hace once años durante las manifestaciones estudiantiles contra el cierre de un periódico pro-reformista. Fue encarcelado tras las elecciones presidenciales de junio de 2009 y según últimos testimonios de su familia, su estado de Salud es grave.

Abdullah Momeni y Majid TavakoliAbdullah Momeni y Majid Tavakoli Con el otorgamiento del premio Homo Homini a Majid Tavakoli y Abdullah Momeni los organizadores del festival ‘Un Mundo’ quisieron mostrar que los checos no son indiferentes frente a la situación en Irán.

'Morir Apedreada''Morir Apedreada' Se proyectará, entre otras, la película ‘Morir Apedreada’, cuyas protagonistas son una abogada y otras activistas iraníes que ayudan a las mujeres condenadas a muerte por haber sido violadas o por supuesto adulterio. Uno de los directores, Mohammad Reza Kazemí, vive desde hace dos años en Praga. En entrevista para Radio Česko explicó por qué decidió rodar este documental.

Mohammad Reza KazemíMohammad Reza Kazemí “Quizá escucharon sobre la opresión de las protestas estudiantiles en Irán hace unos años. Después pareció que la sociedad cívica iraní no funciona. Pero luego estas activistas iniciaron una campaña para pedir acceso a los estadios de fútbol. Cuando jugó la selección nacional llegaron con pancartas exigiendo entrada. Me enteré que su movimiento es mucho más amplio y que salva las vidas de las mujeres condenadas a lapidación”.

Mohammad Reza Kazemí destaca que las activistas corren constantemente el peligro de ser acusadas por los mulás de falta de religión.

“Si dijeran directamente que quieren instalar la democracia en Irán su situación sería aún más difícil. Las mujeres en Irán son detenidas y encarceladas, algunas incluso flageladas. Lamentablemente es algo corriente. La oposición sola no puede hacer mucho contra ello. Estoy convencido de que todo el mundo tiene que apresurarse para ayudar e impedirlo”.

El festival ‘Un Mundo’ se celebra en Praga hasta el 18 de marzo. Seguidamente se trasladará a otras 29 ciudades checas.

11-03-2010