La oposición en Cuba cuenta con el apoyo de los checos

23-10-2002

"El miedo de los poderosos empieza donde termina el miedo de los sin poder", subrayó el defensor cubano de los derechos humanos, Javier de Céspedes, quien acudió a Praga invitado por la organización humanitaria checa Hombre en Emergencia. "Y Castro hoy en día ya tiene miedo", agregó de Céspedes, presidente del Directorio Democrático Cubano y uno de los más de diez mil cubanos que firmaron el Proyecto Varela, iniciativa de los opositores en la isla que propone iniciar un diálogo sobre la democratización de ese país caribeño. Javier de Céspedes conversó con Radio Praga.

Ud. ha participado en Praga en un encuentro de representantes de organizaciones no gubernamentales. ¿Han debatido sobre la situación actual en Cuba y las posibilidades de ayuda a los disidentes cubanos?

"Sí, hubo una reunión para analizar la situación que hay en Cuba, en particular el Proyecto Varela que tiene cada vez más apoyo internacional, por organizaciones principalmente de Europa del Este pero también por representantes que han venido de México y de otros países".

¿Qué sentido tiene organizar una reunión de este tipo aquí en el centro de Europa, en un país ex comunista ... ?

"Presentar la información para que las diferentes organizaciones puedan determinar que es lo que pueden hacer para promover la democracia en Cuba".

La República Checa comparte con Cuba la misma experiencia con un régimen totalitario. ¿Pueden ayudar a Cuba las experiencias de los países ex comunistas?

"Por supuesto, todas las experiencias de sistemas cerrados nos ayudan muchísimo. Lo vemos aquí en Europa del Este pero también lo vemos en la transición que hubo en España, en Chile y incluso en el cambio hacia la democracia que ha habido en México".

¿Piensa Ud. que los checos se interesan por el destino de Cuba?

"La República Checa le está dando al mundo una lección sobre derechos humanos, ha tomado el liderazgo indiscutible internacional sobre los derechos humanos, porque fue un país que sufrió no sólo el sistema totalitario comunista sino que sufrió de manera muy fuerte el sistema totalitario nazi. Yo creo que eso le ha dado al pueblo de la República Checa el sentimiento de creer que en el mundo acabarán estos sistemas que oprimen al ciudadano y que se creen democracias. A fin de cuentas las democracias son personas decidiendo en conjunto y nadie decidiendo por los demás".

23-10-2002