La Policía checa con, más agentes por habitante que Alemania, pide más efectivos

15-01-2016

La dirección de la Policía checa ha pedido al Gobierno un aumento presupuestario para poder hacer frente al terrorismo, la piratería informática, el tráfico de drogas y los accidentes de tráfico. La mitad de los 300 millones de euros que demanda irían destinados a enrolar a 4.000 nuevos agentes.

Tomaš Tuhý, foto: Filip Jandourek, Radiodifusión ChecaTomaš Tuhý, foto: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa La Policía checa no tiene suficientes recursos ni personal para combatir la creciente amenaza del terrorismo, el incremento de actividades de los piratas informáticos y los traficantes de drogas, el auge del extremismo ni el aumento de los accidentes de tráfico. Esa es la conclusión del informe sobre el Desarrollo de la Policía de la República Checa entre los años 2016 y 2020 presentado al Gobierno por el presidente del cuerpo, Tomáš Tuhý.

El documento cuenta con un aumento del presupuesto de la Policía en más de 300 millones de euros durante los próximos cuatro años. La mitad de esta cantidad iría destinada a la contratación de 4.000 nuevos agentes y el resto a pertrechos, entrenamiento y nuevos vehículos.

El refuerzo afectaría a todo el cuerpo por igual, asegura Tuhý.

“Afecta a casi todos los departamentos, ya que si por ejemplo queremos combatir el tráfico de drogas en todo el país, hemos de involucrar no solo a la Policía criminalista, sino también a los agentes de las comisarías de distrito. Y para las tendencias que van creciendo hay que contar con las unidades de intervención o la división de lucha contra el crimen organizado, que actualmente se dedica sobre todo a la seguridad y criminalidad cibernética”.

Foto: Filip Jandourek, Radiodifusión ChecaFoto: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa De aprobarse la propuesta de Tomaš Tuhý, la Policía checa pasaría a contar con 44.000 efectivos, lo que haría que la República Checa tuviera un policía por cada 274 habitantes, una proporción superior a la de Alemania (329) o Francia (321). Además, según datos de la Policía, en más de la mitad de las comisarías se investiga en promedio menos de un caso al día. Tuhý rechaza sin embargo unificar estaciones de Policía y reducir así su número.

“No podemos fijarnos solo en las estadísticas. La Policía debe ser accesible a cualquier ciudadano de la República Checa, sin consideración de si en el lugar hay más o menos actividad criminal. Por supuesto en los lugares donde hay un mayor número de delitos enviamos policías de refuerzo y reorganizamos el alcance de los servicios. Y si se decide redistribuir efectivos, como ya pasó alguna vez, y dejar sitios sin Policía, esto al final nos pasaría factura”.

Según datos publicados por la Radiodifusión Checa, las justificaciones presentadas en el informe se corresponden con los últimos casos mediáticos pero no son ciertas a tenor de las estadísticas.

Los delitos relacionados con el extremismo político se vienen reduciendo desde 2010, y mientras que es cierto que el número de víctimas mortales en accidentes de tráfico se incrementó el año pasado, la cantidad de accidentes graves es cada vez menor.

Algo parecido sucede con la amenaza del terrorismo, que desde el punto de vista estadístico no es real en la República Checa. Únicamente en el tema del tráfico de drogas sería necesario un mayor número de criminalistas especializados.

15-01-2016