La policía endurece las medidas de seguridad en las fronteras checas

21-02-2003

La policía checa endurece las medidas de seguridad en los pasos fronterizos de la República Checa. Los aduaneros establecen controles más rigurosos debido a las posibles consecuencias de una eventual guerra en Iraq.

La frontera checo - alemaña, Foto: CTKLa frontera checo - alemaña, Foto: CTK A partir de este viernes, los extranjeros tendrán que contar con largas esperas al pasar la frontera checa. Según indicó una portavoz de la policía fronteriza de la ciudad de Pilsen, Bohemia Occidental, las duras medidas de seguridad son una reacción ante el eventual incremento de refugiados desde Medio Oriente.

"No se supone que esas personas busquen refugio en Europa Central, pero es posible que al viajar a Europa Occidental utilicen la República Checa como país de tránsito. Por este motivo aplicamos en los pasos fronterizos controles más estrictos de personas y vehículos".

La frontera checo - austríaca, Foto: CTKLa frontera checo - austríaca, Foto: CTK La portavoz de la policía fronteriza agregó que una vigilancia más estricta se aplicará en la llamada 'frontera verde', es decir, en zonas que se encuentran fuera de los pasos fronterizos oficiales, y que la policía checa cooperará de una forma más intensa con los órganos de los países vecinos.

Esta semana la policía en cooperación con el Ejército checo ha reforzado, además, la seguridad en los posibles blancos estratégicos, entre otros, en el aeropuerto internacional de Praga, y en los alrededores de las centrales electronucleares. Esas medidas de seguridad estarán vigentes por lo menos hasta el fin de febrero cuando se aclare, posiblemente, la situación en Medio Oriente.