La RCh conmemoró el 15 aniversario de su Revolución de Terciopelo

18-11-2004

Numerosas actividades acompañaron los festejos en la República Checa del 15 aniversario de la Revolución de Terciopelo que puso fin al comunismo en este país.

Foto: CTKFoto: CTK Hace quince años, millones de ciudadanos checos salieron a las calles para manifestar su rechazo al régimen comunista y exigir profundos cambios democráticos en el país. Estudiantes, intelectuales, obreros y disidentes se unieron entonces en la lucha por un nuevo futuro para su país.

Han transcurrido quince años y la República Checa ha registrado desde entonces un enorme avance en todos los sectores. Es un país de democracia parlamentaria y, a partir del presente año, miembro de la Unión Europea.

Ello fue destacado en Praga durante la asamblea solemne de la Cámara Baja checa, convocada con motivo del aniversario de la Revolución de Terciopelo. El presidente, Václav Klaus, destacó en su intervención que "...gracias al 17 de noviembre de 1989, en la República Checa vivimos hoy en libertad. En una libertad que habían anhelado varias generaciones de nuestros antepasados".

Václav Havel con su esposa Dagmar, foto: CTKVáclav Havel con su esposa Dagmar, foto: CTK "Debemos estar orgullosos de lo que hemos logrado y seguir hacia adelante. No permitamos que entre nosotros surjan discrepancias respecto al pasado, rechacemos los empeños de algunos círculos en dividir a nuestro pueblo entre "los culpables" y "las víctimas" de la era del comunismo".

El primer ministro, Stanislav Gross, señaló a su vez los avances de la República Checa en los últimos quince años.

"Los logros se deben al empeño de cada uno de los habitantes de este país, pero creo que merecen especial reconocimiento las personas que durante los pasados quince años encabezaron este país e impulsaron los cambios en los diferentes sectores de la sociedad".

Stanislav Gross, foto: CTKStanislav Gross, foto: CTK Parte de los diputados y el ex presidente checo, Václav Havel, uno de los principales protagonistas de la Revolución de Terciopelo, abandonaron la asamblea al pedir uso de la palabra el diputado y líder comunista Miroslav Grebenícek. Éste criticó en su alocución la situación actual del país, sosteniendo que muchos ciudadanos carecen de trabajo y pierden la esperanza en un futuro mejor.

Los festejos del aniversario de la Revolución de Terciopelo tuvieron lugar por toda la República Checa. En Praga culminaron con una simbólica marcha estudiantil a la Avenida Nacional, (Národní trída) donde hace 15 años una protesta estudiantil, que fue suprimida por el régimen comunista, dio inicio a la revolución. Miles de ciudadanos, entre ellos estudiantes, políticos y artistas, colocaron flores y prendieron velas, recordando aquellos históricos sucesos. Uno de los estudiantes reconoció que en 1989 era muy pequeño y que del significado de lo ocurrido se fue enterando con el tiempo.

"Recuerdo que estuve en una manifestación en la planicie de Letná, en Praga. Había muchísima gente y todos hacían sonar sus llaves y voceaban algo. Yo no entendía lo que estaba pasando, pero me gustó el ambiente que reinaba. Con el tiempo me fui enterando de que fui testigo de cambios históricos".

Los festejos del quince aniversario de la revolución democrática concluyeron este miércoles en Praga en la céntrica Plaza Venceslao, donde junto a la estatua de San Venceslao, uno de los santos patronos de las Tierras Checas, los ciudadanos entonaron el himno nacional.

18-11-2004