La RCh conmemoró el "Día de la Victoria"

09-05-2006

La República Checa celebró este lunes su Fiesta Nacional, el Día de la Victoria. Por todo el país se efectuaron actos con motivo del 61 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial y de la liberación del país por las tropas soviéticas y estadounidenses.

Uno de los actos conmemorativos tuvo lugar este lunes en el monte Vítkov de Praga, asistiendo al mismo el presidente de la República, Václav Klaus y el primer ministro, Jirí Paroubek, además de numerosos veteranos de la Segunda Guerra Mundial. Tomás Sedlácek, de 88 años de edad, compartió los recuerdos que despiertan en él estas fechas.

"Nosotros que hemos vivido la guerra y hemos luchado en varios frentes, recordamos todo lo que nos tocó vivir durante la guerra. Pero lo que más nos viene a la mente son nuestros amigos que ofrendaron sus vidas en la lucha contra los nazis. A ellos y a todos los caídos en la Segunda Guerra Mundial van dirigidos nuestros recuerdos", sostuvo el veterano de guerra Tomás Sedlácek.

Los máximos representantes oficiales del país colocaron en el monte Vítkov una ofrenda floral al pie de una lápida en honor a los caídos en la guerra. El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, Pavel Stefka, destacó la importancia de la conmemoración del Día de la Victoria.

"Creo que nadie desea una nueva guerra. Pero debido a que hay personas que tratan de tergiversar la historia, es importante recordar los horrores de la mayor conflagración mundial. Especialmente a los jóvenes hay que explicarles quiénes fueron los que desencadenaron esa guerra y por qué, hay que contarles de los sufrimientos que la guerra causó a millones de personas", dijo Pavel Stefka.

Foto: CTKFoto: CTK Las conmemoraciones del fin de la Segunda Guerra Mundial se iniciaron en la República Checa el día domingo en la ciudad de Pilsen, en el oeste del país, donde miles de personas presenciaron un desfile de un convoy histórico de automóviles militares, recordando la liberación de esa ciudad por las tropas estadounidenses.

Entretanto, en la ciudad de Písek, Bohemia del Sur, fue develado este lunes un monumento a los pilotos checos que durante la Segunda Guerra Mundial combatieron contra los nazis en las filas de la Real Fuerza Aérea Británica.

A su vez, en la víspera del Día de la Victoria, en Praga fue sepultado nuevamente, pero ahora con los máximos honores, el ex primer ministro checo, Alois Eliás, quien desempeñó ese cargo durante la ocupación de Checoslovaquia por los nazis. En 1942, Eliás fue ejecutado por los nazis por apoyar el movimiento nacional de resistencia. Paradójicamente, después de 1948, al asumir el poder los comunistas, éstos acusaron a Eliás de haber colaborado con los nazis.

09-05-2006