La RCh contribuirá a la aproximación de las dos Coreas

02-07-2003

La República Checa desempeñará un papel más activo en el diálogo entre las dos Coreas. Así lo prometió el Primer Ministro checo, Vladimír Spidla, después de reunirse con su homólogo de Corea del Sur, Koh Kun.

Vladimír Spidla con su homólogo de Corea del Sur, Koh Kun, foto: CTKVladimír Spidla con su homólogo de Corea del Sur, Koh Kun, foto: CTK La diplomacia checa se enfrentará a una ardua tarea. El Primer Ministro de Corea del Sur, Koh Kun, pidió ayuda en el proceso de aproximación entre el Sur democrático y el Norte comunista de la Península Coreana. El presidente del Gobierno checo, Vladimír Spidla, aceptó el desafío indicando que el Gabinete viene considerando la participación activa en las negociaciones de paz coreanas desde hace tiempo.

"La República Checa debería aprovechar sus conocimientos y contactos diplomáticos del pasado", subrayó Spidla rechazando las objeciones de que ésos son herencia del régimen comunista.

El Primer Ministro checo pretende reanudar las relaciones diplomáticas mutuas con Corea del Norte, país con uno de los regímenes totalitarios más duros del mundo. La República Checa podría reestablecer su representación diplomática en Pyeongchang a nivel de un encargado de negocios, opina Spidla.

Vaclav Klaus, foto: CTKVaclav Klaus, foto: CTK El ministro de RR. EE. checo, Cyril Svoboda se plantea, sin embargo, la pregunta de cuál sería el precio por la apertura de la representación diplomática. ¿Habrá que renunciar a las críticas hacia el régimen norcoreano?

En la actualidad la República Checa no tiene contactos diplomáticos con ese país comunista. La República Popular Democrática de Corea, por otra parte, mantiene un departamento sobre asuntos checos en el Ministerio de RR. EE. Cuatro de sus empleados dominan el idioma checo, informó el semanario Euro.

El Primer Ministro, Vladimír Spidla, está convencido de que la República Checa contribuirá con su presencia en la Península Coreana a la seguridad mundial. Corea del Norte se niega a abandonar su programa nuclear amenazando que una intervención de la ONU al respecto será considerada como una señal de preparativos de una guerra.

02-07-2003