La RCh envía a policías militares a Irak

19-12-2003

La República Checa envía a policías militares a Irak. Empieza la misión internacional más arriesgada en la historia del Ejército checo.

La Cámara de diputados checa decidió este jueves que enviará a ochenta policías militares a lugares extremadamente peligrosos. La unidad parte para Irak el domingo. Estará dislocada en la base Shaiba, a unos 25 kilómetros de la ciudad de Basora, en el sur de Irak.

Pero antes de su despliegue real en el marco de una campaña que encierra muchos peligros, se desencadenó una gran batalla acerca de su envío: en el Parlamento. El Gobierno encontró una seria oposición de parte de sus propios legisladores.

"La intervención militar en Irak sin la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU ha contradicho el Derecho Internacional. Y si el ataque fue contradictorio al Derecho Internacional, lo es también la ocupación. Opino que la República Checa no debería participar en campañas contrarias al derecho", destacó el diputado por la Socialdemocracia, Zdenek Koudelka.

Así, el envío fue aprobado con ayuda de los diputados del oposicionista Partido Cívico Democrático.

"Estamos convencidos de que la República Checa debería presentarse como un país aliado digno de confianza que cumple con sus compromisos internacionales. Nosotros nos hemos comprometido con la reconstrucción de Irak y por ello es conveniente mantener nuestra presencia militar en ese país", subrayó Petr Necas, del Partido Cívico Democrático.

La Policía Militar checa se encargará sobre todo del entrenamiento de los policías iraquíes. Pero cumplirá también tareas bastante peligrosas: vigilará edificios policiales y acompañará convoyes. Precisamente estos se han convertido en los blancos más comunes de ataques terroristas. Además de ello, con sus colegas británicos se ocuparán de mantener el orden.

19-12-2003