La RCh prometió incrementar ayuda material a países subdesarrollados

15-09-2005

El primer ministro checo, Jirí Paroubek, al igual que los jefes de Estado y Gobierno de otros países de la ONU expresó su desilusión frente al transcurso de la actual cumbre de la ONU en Nueva York.

Cumbre de la ONU en Nueva York (Foto: CTK)Cumbre de la ONU en Nueva York (Foto: CTK) Controversias y arduas discusiones caracterizan a una de las más importantes cumbres en la historia de la ONU, iniciada este miércoles en Nueva York, bajo la participación de jefes de Estado y de Gobierno de más de 170 países. En la inauguración de la cumbre, celebrada con motivo del 60 aniversario de la ONU, su presidente, Kofi Annan, destacó que a los presentes se ofrecía "una oportunidad de las que se presentan sólo una vez en cada generación".

Se confiaba en una reforma base de la ONU, así como en la adopción de medidas eficaces para combatir la pobreza en el mundo, hacer frente al terrorismo internacional y para lograr el desarme nuclear.

Annan destacó la necesidad de una amplia cooperación internacional en la prevención de conflictos bélicos y en la defensa de los derechos humanos.

Kofi Annan (Foto: CTK)Kofi Annan (Foto: CTK) "Nuestra misión consiste en conservar la paz, apoyar la democracia y ayudar en la superación de las catástrofes naturales. Debemos tener presente que ni el país más poderoso del mundo es capaz de lograr esos objetivos sin la ayuda de los demás", dijo Kofi Annan.

Lamentablemente, las discrepancias entre los participantes en la cumbre, especialmente entre los países económicamente avanzados y los países en vías de desarrollo, demostraron que será difícil llegar a un acuerdo sobre los temas tratados. Asimismo se desvanecieron las esperanzas de una revitalización de la Asamblea General de la ONU por medio de su reforma radical.

Los observadores afirman que la actual cumbre de la ONU es una oportunidad disipada. Sea como fuere, uno de los pocos logros alcanzados en la misma es cierto avance en las Metas del Milenio, comprometiéndose los países de la ONU a elevar la ayuda material a los países subdesarrollados.

A incrementar el monto de su ayuda se comprometió por boca de su primer ministro, Jirí Paroubek, también la República Checa. Los recursos serán destinados sobre todo a países de África, elevándose la ayuda del actual 0,011 por ciento al 0,017 y hasta 0,3 por ciento del PIB. Según Paroubek, aunque a alguien pueda parecerle poco, esa cifra responde a las posibilidades económicas actuales del Estado checo.

15-09-2005