La RCh refuerza protección de su unidad antiquímica en Kuwait

27-03-2003

Un grupo de militares de la unidad especial de la República Checa partió este jueves a Kuwait para reforzar la protección de los expertos checos de la unidad antiquímica, que se encuentran en la zona.

Dusan Lupuljev, Kuwait, foto: CTKDusan Lupuljev, Kuwait, foto: CTK El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas checas dio a conocer que la República Checa decidió garantizar una mayor seguridad de los integrantes de la unidad antiquímica checa, dislocados en Kuwait. La unidad está preparada para intervenir en el Cercano Oriente, en caso de que durante la guerra en Irak sean empleadas armas químicas o biológicas.

La tarea de proteger a los antiquímicos checos le fue conferida a la unidad especial, con sede en la ciudad morava de Prostejov. Pavel Stefka, jefe del Estado Mayor, destacó la importancia de la seguridad de los expertos de tan alto nivel.

"Llegamos a la conclusión de que en vista de los enfrentamientos bélicos, la unidad antiquímica checa podría verse expuesta a un gran peligro en caso de tener que trasladarse a Irak. Por ello decidimos reforzar su protección con un pelotón especial".

Dusan Lupuljev y 'su' unidad, Kuwait, foto: CTKDusan Lupuljev y 'su' unidad, Kuwait, foto: CTK La amenaza del empleo de armas químicas o biológicas por parte de Irak en el actual conflicto se acrecienta a medida que las unidades estadounidenses y británicas se aproximan a Bagdad. Lo confirmó el general de brigada checo, Petr Pavel, quien coordina las actividades de las unidades checas en el Cercano Oriente.

"Desde el comienzo de la guerra en Irak, Estados Unidos contaba con el eventual empleo de armas químicas o biológicas por parte del régimen de Hussein. El peligro se acrecienta cada vez más y los antiquímicos checos están preparados para intervenir inmediatamente en caso del empleo de esas armas".

Mientras tanto, en la República Checa crece el rechazo a la guerra en Irak. Al inicio del conflicto se manifestó en contra el 70 por ciento de los checos. Según los últimos sondeos de opinión, hoy se opone a la guerra el 72 por ciento de la población checa.

27-03-2003