La República Checa pide a Turquía que frene el flujo de refugiados a Europa

29-01-2016

El primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, instó a Turquía a reducir el flujo migratorio hacia Europa. En caso de que Ankara no cumpla sus compromisos Chequia ayudará a reforzar las fronteras de Macedonia y Bulgaria.

Ahmet Necati Bigali y Bohuslav Sobotka, foto: Gobierno de la República ChecaAhmet Necati Bigali y Bohuslav Sobotka, foto: Gobierno de la República Checa Turquía se ha convertido en un importante aliado de la Unión Europea en su intento de frenar el flujo sin control de inmigrantes al Viejo Continente.

Los Veintiocho y Ankara acordaron hace dos meses que los turcos controlarían sus fronteras y evitarían el paso masivo de refugiados hacia Europa a cambio de ayuda financiera y de la reapertura de capítulos para agilizar las negociaciones de adhesión del país al espacio comunitario.

El primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, se reunió este jueves con el embajador de Turquía en la República Checa, Ahmet Necati Bigali, para pedirle que transmita al Gobierno de Ankara la necesidad de reducir el flujo migratorio descontrolado, según explicó.

“Esperamos que Turquía desarrolle una mayor actividad en la protección de su frontera occidental. Con el fin de reducir el flujo migratorio, es necesario que Turquía utilice todos los medios que tiene a disposición, incluidas las fuerzas de seguridad“.

Foto: ČTKFoto: ČTK Los políticos europeos temen que Turquía no cumpla sus compromisos, por lo que buscan otras vías para frenar el flujo masivo y sin control de inmigrantes, acotó el político checo.

“Estamos dispuestos a brindar un aporte al paquete de ayuda financiera que ofreció la Unión Europea a Turquía. En caso de que los turcos no cumplan lo acordado y no se reduzca el flujo migratorio, ayudaremos en la protección de las fronteras de países como Macedonia y Bulgaria“.

En lo que va del año 2016, más de 45.000 refugiados han cruzado de Turquía a Grecia, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones.

El Gobierno turco asegura que ha puesto en marcha una serie de medidas para frenar la migración hacia Europa, como por ejemplo la aprobación de los permisos de trabajo para los inmigrantes que se encuentren en Turquía.

Foto: ČTKFoto: ČTK Además, desde el 8 de enero, todos los sirios que quieran entrar en suelo turco necesitan de un documento para poder cruzar el control fronterizo.

Las cifras oficiales indican que en Turquía hay más de 2,5 millones de sirios, pero las autoridades turcas sospechan que el número de refugiados de diferente procedencia supera los tres millones de personas.

29-01-2016