La República Checa una potencia de la industria automovilística

12-01-2006

La producción de automóviles en la República Checa llegó el año pasado a las seiscientas mil unidades. Esto hace que el país gradualmente se convierta en una potencia de la industria automovilística.

Los productores de automóviles batieron en la República Checa el año pasado un récord al fabricar ciento cincuenta mil vehículos más que el año anterior. El aumento responde a la puesta en marcha de la factoría TPCA, que produce automóviles Toyota, Peugeot y Citroen.

Si tomamos en cuenta la producción de automóviles en proporción al número de habitantes, la República Checa ocupa el cuarto lugar a nivel europeo. La superan Alemania, Bélgica y Eslovenia.

La mayor factoría automovilística del país sigue siendo el consorcio Skoda Auto, que produjo 494 mil automóviles el año pasado. Le sigue TPCA con una producción de 106 mil vehículos.

Los economistas aseguran que la llegada de grandes factorías automovilísticas al país se debe a los éxitos de la economía checa. Los inversores trajeron tecnologías punta, al tiempo que encontraron en el país mano de obra cualificada.

La otra gran inyección para el sector la podría representar la empresa automovilística surcoreana Hyundai, que estudia la posibilidad de abrir en el país una planta de producción.

Hyundai, que controla la mitad del mercado surcoreano, ha impulsado su expansión en el extranjero desde que abrió su primera planta en EE.UU., en un esfuerzo para diversificar sus mercados y alejarse de los altos costos laborales en el mercado local.

Skoda Auto, TPCA y Hyundai producirían anualmente en la República Checa más de un millón de automóviles para el mercado europeo, lo que convertiría al país en una verdadera potencia continental en la producción automovilística.

12-01-2006