La República Checa verifica nueva forma de enseñanza

12-12-2003

Educar a los niños desde pequeños a la independencia y a la responsabilidad es lo que propone el método de enseñanza desarrollado por la Asociación Internacional de Clubes de Leones. El programa "Preparados para la vida" es verificado actualmente en siete escuelas de enseñanza secundaria de la República Checa.

La aplicación del proyecto en este país la asumió un grupo de especialistas de la Facultad de Pedagogía de la Universidad Carolina de Praga, encabezados por Jana Válková.

"La República Checa se sumó al proyecto hace dos años, pero tardó algún tiempo adaptar el programa de enseñanza desarrollado por la Asociación Internacional de Clubes de Leones a nuestras condiciones. Este año lo aplicamos en siete escuelas y la reacción de los alumnos, maestros, así como de los padres es positiva", dice Jana Válková.

¿En qué consiste lo novedoso de ese programa de la enseñanza?

"El programa 'Preparados para la vida' es toda una filosofía que, además de ofrecerles a los niños los conocimientos del plan de estudios general, les educa a que sean capaces de hacer frente a cualquier fenómeno negativo que pueda presentarse. Se trata de una nueva forma de la enseñanza en la que el alumno se convierte en un copartícipe activo, expuesto a diversas situaciones que debe solucionar. Pues en la República Checa se solía mantener al alumno en la pasividad", afirma Jana Válková.

¿De qué manera ayuda esta forma de educación a los niños?

"En la adolescencia, generalmente, se rompen los contactos entre los padres y sus hijos. Estos últimos encuentran nuevos amigos y a la vez se ven expuestos a diversos factores y nuevas situaciones que, no obstante, pueden ser tanto positivas como negativas. Me refiero por ejemplo, a las drogas, el alcohol y la delincuencia. Si los niños no son lo suficientemente fuertes, pueden terminar mal. El objetivo del programa "Preparados para la vida" es justamente ese, preparar a los niños para cualquier eventualidad".

En el proyecto son incluidos en la República Checa niños entre 12 y 13 años de edad. La reacción de los alumnos, así como de sus maestros y padres es positiva hasta el momento. Todos sostienen que gracias a la nueva forma de enseñanza mejoraron las relaciones entre todos, así como las notas de los alumnos. En caso de verificarse el aporte del proyecto en el sistema de enseñanza checo, éste sería aplicado también en otras escuelas del país.

12-12-2003