La ruta de Don Quijote en tierras checas

28-04-2005

Funciones de teatro, conciertos, exposiciones, revistas fílmicas y conferencias incluye el programa de actividades que organiza la Embajada de España en Praga a lo largo de este año con motivo del IV Centenario de la primera edición del Quijote.

La lectura pública del Quijote el pasado viernes en la Biblioteca de Václav Havel en Praga inauguró una serie de eventos que acercan al público checo al Caballero de la Triste Figura.

El programa incluye una divertida representación teatral de las aventuras más conocidas de Don Quijote, interpretadas por jóvenes actores checos. En el marco del festival internacional de música "Otoño de Praga", la Orquesta Filarmónica de Praga, bajo la dirección de Josep Caballé Domenech, ofrecerá obras musicales inspiradas en el Quijote. Así informó la encargada de asuntos culturales de la Embajada de España en la República Checa, Victoria González Román.

"Vamos a celebrar una exposición en la Bibilioteca Nacional con los fondos gráficos y bibliográficos en torno al Quijote, que pretende mostrar la recepción que tuvo el Quijote desde su primera publicación en los países checos".

El programa concluirá con una serie de películas inspiradas en el Quijote, desde la de Orson Wells de 1955 hasta la última producción española del director Manuel Gutiérrez Aragón de 2002.

Por primera vez un estudiante checo de bachillerato participará este año en la Ruta Quetzal, un programa de estudio y aventura creado en 1979 por el Rey de España para consolidar los lazos entre la juventud iberoamericana. La encargada de asuntos culturales de la Embajada de España en la República Checa, Victoria González Román, nos explicó más.

"Solicitamos a los estudiantes que presentasen trabajos literarios en torno al Quijote, puesto que celebramos el IV Centenario de la publicación del Quijote. Hemos hecho un proceso de selección abierto en la Embajada, y ha sido elegida una muchacha que participará por primera vez en julio en la Ruta Quetzal, que tendrá un recorrido por España, por la Ruta del Quijote en La Mancha y también por el País Vasco, y luego continuará en América, en Perú. Estarán en Los Andes, supongo que descenderán al Amazonas ... Me imagino que será muy interesante".

A lo largo de todo el año se celebrarán en Praga conferencias relacionadas con la figura del Quijote, que correrán a cargo, entre otros, de los hispanistas checos Pavel Stepánek y Josef Forbelský, que trabaja en la actualidad en una traducción moderna de la famosa novela de Cervantes.

¿Cree Ud. que el personaje de Don Quijote es conocido para los checos?, preguntamos al señor Iñaki Abad, director del Instituto Cervantes de Praga, que abrirá sus puertas dentro de pocas semanas.

"No sé si es o no es conocido. Lo que sí creo es que es un personaje que enlaza muy bien con la personalidad del pueblo checo. Don Quijote es una persona que antepone las ideas, el mundo de la ilusión a las cosas materiales, y yo creo que eso es un punto de unión con la cultura checa. Pero allí está también el segundo personaje, Sancho Panza, que, creo, entronca muy bien con la cultura checa. Sobre todo, y supongo que lo habrán dicho muchísimas personas, con el soldado Schwejk. Sancho Panza es el materialista, la persona que conoce perfectamente la realidad, se adapta a ella, e intenta sacar provecho de esa realidad. Se finge tonto, dice ´el que sabe es mi señor, yo no sé nada´, sin embargo, es él el que sabe más. Y luego al final del libro Sancho Panza es el que incita a Don Quijote a seguir en el mundo de la caballería y en el mundo de las ideas, porque está aplicando otras categorías a lo que es la realidad. Y yo creo que eso también es muy checo. O sea yo creo que es un libro que si no se hubiera escrito en español se hubiera escrito en checo".

28-04-2005