La UE debe adoptar una postura unida y firme, coinciden Mogherini y Zaorálek

12-01-2016

La crisis de inmigración y una protección más eficaz de la frontera exterior de la Unión Europea han sido, según lo esperado, los temas más importantes tratados por la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en su visita a la República Checa.

Federica Mogherini y Lubomír Zaorálek, foto: ČTKFederica Mogherini y Lubomír Zaorálek, foto: ČTK Mejorar la protección de la frontera exterior de la Unión Europea y proceder de forma unificada y más firme al enfrentar la crisis de inmigración. Esas han sido las posturas clave en las que coincidieron le jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y el ministro de RR.EE., Lubomír Zaorálek, en su reunión efectuada este lunes en Praga.

El canciller checo destacó que la República Checa insiste en la necesidad del cumplimiento de esos puntos desde el estallido de la crisis.

“Tengo la sensación de que se confirma lo que decíamos desde el principio: que la clave para hacer frente a este problema es proteger eficazmente la frontera exterior de la UE y hacer transparente la llegada de los inmigrantes. La República Checa trata de ayudar al máximo en este sentido. Por eso hablamos del funcionamiento de los hotspot, cuyo funcionamiento aún deja mucho que desear, en mi opinión. Hablamos de sus deficiencias, qué hay que hacer para que el sistema funcione debidamente y cuáles son los mayores retos que tenemos por delante”, reiteró Zaorálek.

El acuerdo entre la UE y Turquía no funciona debidamente

Federica Mogherini y Lubomír Zaorálek, foto: ČTKFederica Mogherini y Lubomír Zaorálek, foto: ČTK El canciller checo reiteró que hay que mejorar, sobre todo, el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía, que supone que Bruselas facilitará ayuda financiera y abrirá algunos capítulos de las negociaciones de adhesión con Ankara a cambio de que los turcos ayuden a frenar la ola de refugiados que está inundando al Viejo Continente.

Mogherini y Zaorálek además abogaron por el reforzamiento del llamado poder duro de la Unión Europea. En palabras del canciller checo, Europa debe mostrar que es capaz de defenderse físicamente en el caso de necesidad. Ambos políticos mencionaron la necesidad de hacer más hincapié en la creación de unidades militares europeas comunes y la eventual fundación de un Servicio de Inteligencia centralizado.

Federica Mogherini apreció en Praga, además, la postura de la República Checa en Siria, según destacó el primer ministro, Bohuslav Sobotka, tras reunirse con la jefa de la diplomacia europea.

Federica Mogherini y Bohuslav Sobotka, foto: ČTKFederica Mogherini y Bohuslav Sobotka, foto: ČTK “Hemos hablado de la lucha contra el Estado Islámico y las negociaciones de paz en Siria. Me alegra que la señora Mogherini haya apreciado el papel que desempeña la República Checa en ese país. Al mantener ahí nuestra embajada somos capaces de ofrecer información importante sobre la situación real en Siria”.

El jefe del Gobierno checo debatió con Mogherini también de las posibilidades de ayudar a los refugiados en Turquía, Jordania y el Líbano, y sobre la necesidad de conseguir cuanto antes la tregua en Siria, que ayudará a estabilizar la situación en la zona.

12-01-2016