Las Bellas Durmientes se despertaron en el segundo tiempo

08-09-2005

Tras un rendimiento inofensivo en la primera parte, los futbolistas checos se espabilaron en el vestuario y golearon este miércoles a Armenia por 4-1 en las eliminatorias para el Mundial 2006.

Foto: CTKFoto: CTK Armenia, posicionada en el último lugar en el Grupo 1 de las eliminatorias, logró contarrestar la presión de los checos en los primeros minutos de la contienda, y los futbolistas en camisetas blancas empezaron a amenazar la portería checa.

"En la primera parte, nuestros jugadores parecían Bellas Durmientes", así calificó el técnico checo Karel Bruckner el juego de su equipo, que careció de mordiente. "Fue un fútbol de la época del barroco", con esas palabras expresó el entrenador que a los checos les faltó espíritu combativo, agresividad y rapidez, y en el vestuario les explicó en voz muy alta que deberían despertarse cuanto antes. "Nunca he oído al técnico gritar tanto durante la pausa", describió la situación en el vestuario el mejor goleador de la selección nacional, Jan Koller.

Foto: CTKFoto: CTK Los checos necesitaban ganar a toda costa para volver a la segunda posición de la tabla y mejorar su psique tras la derrota que sufrieron el pasado sábado en Rumania. Pero, al igual que la línea ofensiva, también la defensiva vivió momentos muy malos en el primer tiempo, según admitió el defensa lateral derecho Zdenek Grygera.

"Queríamos atacar activamente la combinación de los armenios, para que ni siquiera entrasen en nuestra mitad, pero ellos lo lograron varias veces y tenemos que dar las gracias a Blazek, que nos salvó", dijo el defensa checo.

El portero Jaromír Blazek, que sustituyó al guardameta número uno, el lesionado Petr Cech, paró un gol claro en el minuto 31. Tras un fallo de Galásek, el delantero Hakobian corrió sólo desde casi la línea central hacia la portería checa. Blazek salió perfectamente y logró despejar el balón cuando el armenio intentó esquivarle.

No obstante, tras la pausa, los checos irrumpieron en la cancha como un torbellino y en diez minutos marcaron tres goles, decidiendo el encuentro. Uno de los tantos lo anotó el delantero Milan Baros. Foto: CTKFoto: CTK

"El segundo tiempo lo empezamos de manera totalmente diferente, atacando con ahínco y jugando nuestro juego, lo que dio sus frutos", señaló Baros.

Cuando Polák aumentó la ventaja en 4-0, el partido se convirtió en una exhibición checa, aunque los armenios lograron reducir el marcador al final de la contienda.

La seleccción nacional recibirá en octubre en casa a Holanda, y terminará las eliminatorias en Finlandia. Los checos necesitan conseguir como mínimo dos puntos para poder jugar por lo menos un partido de repesca por el Mundial.

Mundial 2006. Clasificación. Grupo 1.

Estadio: Andruv stadion (Olomouc). Lleno, 12.000 espectadores.
Árbitro: Hansson (Suecia). Tarjeta amarilla a Tadevosian y Hovsepian.
Goles: 1-0, min. 48; Heinz. 2-0, m. 52; Polák. 3-0, m 58; Baros. 4-0, m 76; Polák. 4-1, m. 85; A. Hakobian.
República Checa; 4: Blazek; Grygera, Rozehnal (Sivok, m. 70), Ujfalusi; Poborsky, Polák, Galasek, Skácel (Smicer, m. 60); Heinz; Baros (Jun, m. 79), Koller.
Macedonia; 1: Berezovski; Hovsepian, Arzumanian, Dojoian, Tadevosian (Melikian, m. 63); V. Aleksanian, Jachatrian (Tigranian, m. 71), Mkrtchian, K. Aleksanian; A. Hakobian, K. Hakobian (G. Petrosian, m.58).

GRUPO 1 PJ PG PE PP GF GC PTOS
1. Holanda 10 9 1 0 25 3 28
2. República Checa 10 8 0 2 32 10 24
3. Rumania 11 7 1 3 19 10 22
4. Finlandia 10 5 1 4 21 15 16
5. Macedonia 11 2 2 7 11 24 8
6. Andorra 11 1 2 8 4 31 5
7. Armenia 11 1 1 9 6 25 4

08-09-2005