Las deudas complican la integración de los presos en la sociedad

27-02-2019

En Chequia, la integración de los presos en la sociedad una vez que son libres se ve dificultada en gran medida por el alto endeudamiento que sufren.

Foto: Filip Jandourek, ČRoFoto: Filip Jandourek, ČRo La población presidiaria de la República Checa lo tiene muy difícil para volver a reintegrarse en la sociedad tras su puesta en libertad, como señalan diferentes trabajadores sociales.

El principal problema se encuentra en el alto índice de endeudamiento que tienen, ya que durante su estancia en la cárcel, además de algunos gastos penales, deben hacer frente a los distintos pagos de la seguridad social.

Aunque los presos suelen realizar algunas actividades laborales en la cárcel por las que reciben remuneración, esto no es suficiente para pagar sus deudas. Martin, un preso de 33 años, cuenta su caso a la Radiodifusión Checa.

“Los gastos por el proceso penal, los abogados, el seguro médico, y el transporte de hace tiempo. En total van a ser unos 23 000 euros”.

Las deudas dificultan la vida incluso de estos presos que trabajan, pero se da el caso de que el 40% de los presos no realiza ningún trabajo en la cárcel, y su situación es después mucho peor, tal y como apunta Barbora Krčmářová, trabajadora social de la prisión de Stráž pod Ralskem.

“Las deudas crecen, por supuesto. Esto quiere decir que cuando la persona sale de la prisión tiene más deudas que cuando entró”.

Al salir en libertad en estas condiciones tan precarias, muchos vuelven a reincidir. Para paliar esta situación, el Estado checo quiere pagar más a todos los presos que trabajen. El grupo más numeroso de ellos está compuesto por personas sin cualificación, que en este nivel ganan actualmente 215 euros brutos al mes.

Foto: Filip Jandourek, ČRoFoto: Filip Jandourek, ČRo Esta cantidad va a subir a 260 euros, con los que el Estado espera que puedan dedicar algo más a pagar las deudas, como señala el portavoz del Ministerio de Justicia, Vladimír Řepka.

“Como el trabajo de los condenados se va a revalorizar, reduciremos la deuda que tienen estas personas”.

Para la asociación Lighthouse, que se dedica a ayudar a los presidiarios con sus deudas, este incremento no es suficiente, como declara su presidente, Petr Schneedörfler.

“Hay que pagar la seguridad social y el seguro médico, así como gastos relacionados con el proceso penal. Entonces, podrán dedicar algo a la deuda, pero la cantidad seguirá siendo baja”.

Según Lighthouse, el Estado debería permitir que los reclusos pagasen una cuota menor por su estancia en la cárcel y ese dinero lo destinasen a reducir sus deudas.

En la República Checa hay en la actualidad unas 21 600 personas entre rejas. Mientras que según el Servicio de Prisiones se han registrado entre ellos 13 000 casos de embargo debido a las deudas.

27-02-2019