Las motocicletas Jawa cumplen 90 años

09-10-2019

La famosa marca de motocicletas Jawa, fundada en Checoslovaquia, fue registrada hace 90 años.

JAWA 500 OHV, фото: Marek Koudelka, CC BY-SA 3.0JAWA 500 OHV, фото: Marek Koudelka, CC BY-SA 3.0 František Janeček, foto: archiv JAWAFrantišek Janeček, foto: archiv JAWA El Gran Premio de Checoslovaquia de 1954 significó un éxito para el motociclismo nacional. Aparte de que František Šťastný se llevó el oro en la carrera, los competidores montaban motocicletas de la compañía Jawa, una de las marcas industriales más famosas de origen checo.

Jawa es una fusión de dos nombres: Janeček y Wanderer. El empresario František Janeček, fundador de la compañía, vendía armas en una época en que no había mucho interés en ellas. Decidió entonces cambiar de enfoque y producir motocicletas. Compró la licencia del fabricante alemán Wanderer, adjuntó su nombre y así se estableció la legendaria fábrica checoslovaca.

La marca fue registrada oficialmente en Ginebra el 9 de octubre de 1929 y sigue en funcionamiento, como recalca el historiador Arnošt Nezmeškal del Museo Técnico Nacional.

“Jawa ha sobrevivido, continúa produciendo motocicletas, aunque sean solo miles al año. La marca aún está viva”.

La primera motocicleta Jawa fue presentada en Praga el 23 de octubre de 1929. El éxito no fue inmediato, no obstante, ya que el primer modelo era caro y de baja calidad, y pronto tuvo que retirarse de la producción. Las cosas empezaron a cambiar con la llegada de los ingenieros George Wiliam Patchett y Josef Jozíf en 1932. Su nuevo modelo Jawa 175 Villers conquistó el mercado mundial bajo el lema “Una máquina mejor por menos dinero”.

Fábrica de JAWA en Týnec nad SázavouFábrica de JAWA en Týnec nad Sázavou La fabricación de motocicletas Jawa posteriormente se vio frenada por la Segunda Guerra Mundial. En los tiempos del Protectorado de Bohemia y Moravia, los trabajadores de Jawa empezaron a desarrollar un modelo secreto en la fábrica, el Jawa 250, según cuenta el historiador Arnošt Nezmeškal.

“La motocicleta fue creada en secreto durante la ocupación nazi. Los trabajadores robaron el color militar de los alemanes, pintaron un prototipo de la motocicleta con este color, le añadieron la marca SS, y usando gasolina robada hacían pruebas de conducción en el Protectorado”.

El desarrollo técnico de las motocicletas continuó después de 1945 y Jawa se convirtió en uno de los líderes mundiales en su campo. En la década de los 50 surgió el exitoso modelo 250/353, que se exportó a más de 120 países.

Las motocicletas Jawa se producían en India, Egipto y Turquía. En algunos países, la palabra ‘jawa’ se convirtió en sinónimo de ‘motocicleta’.

La popularidad de la marca se extendió en los años 60 gracias al competidor František Šťastný, una de las estrellas del motociclismo. Checoslovaquia era un paraíso de las máquinas Jawa hasta la Revolución de Terciopelo en 1989, como apunta Arnošt Nezmeškal del Museo Técnico Nacional.

“Jawa cayó en grandes problemas cuando los mercados del Este colapsaron, porque su producción estaba orientada hacia la antigua Unión Soviética. De repente encontró dificultades con la venta”.

Después de la transición a una economía de mercado, Jawa empezó a ser desplazada por competidores de renombre mundial como Honda, Yamaha y otros.

Hoy en día las motocicletas Jawa se fabrican en pequeñas cantidades en Chequia. Un retorno de la marca se ha registrado en India, donde la empresa Mahindra produce una motocicleta retro que se asemeja a los modelos más antiguos de la fábrica checa.

09-10-2019