Las vallas publicitarias desaparecen de las autopistas checas

14-08-2017

Las vallas publicitarias pronto desaparecerán de las autorpistas y carreteras de primera categoría de la República Checa. La nueva normativa establece una distancia de como mínimo 250 metros respecto a este tipo de calzadas. La medida tiene sus simpatizantes y detractores.

Foto ilustrativa: Barbora NěmcováFoto ilustrativa: Barbora Němcová Las vallas publicitarias o billboards verán pronto reducido su espacio en la República Checa. La nueva legislación, que entrará en vigor a finales de verano, prohíbe su presencia a menos de 250 metros de autopistas o carreteras de primera categoría. Sí podrán seguir existiendo sin embargo en otro tipo de vías y en las ciudades.

La medida cuenta con la oposición de la derecha del espectro político. El senador del Partido Cívico Democrático, Lumír Aschenbrenner, no cree que la prohibición esté justificada.

“Por decirlo de forma sencilla. No hay motivo para hacerlo. Es otra intromisión en la libertad de empresa y no hay ninguna relación con el número de accidentes”. Los detractores de la nueva normativa aseguran así que los elementos que distraen a los conductores y provocan accidentes son otros, comer en el auto o hablar por teléfono, por ejemplo.

Jan Pechout, foto: Alžběta Švarcová, ČRoJan Pechout, foto: Alžběta Švarcová, ČRo Por el contrario el fin de las vallas publicitarias ha sido bien acogido por otros colectivos, como por ejemplo la agencia pública BESIp, encargada de la seguridad del tráfico viario. El coordinador de la organización para la región de Ústí, Jan Pechout, lo considera necesario.

“Los billboards son uno de los elementos que distrae la atención de los conductores, son superficies pensadas precisamente para eso. Esto provoca que el conductor se centre en algo fuera de la carretera y no conduzca como debiera. La medida por tanto contribuye a mejorar la seguridad en las carreteras”.

Se argumenta además que las vallas suponen un obstáculo en las inmediaciones de las carreteras y que un automóvil que pierda el control y se salga de la carretera puede chocar fácilmente contra su soporte, habitualmente de acero y hormigón.

14-08-2017