Le Pen: La UE ofrece malas perspectivas a la RCh

07-05-2004

El líder de la extrema derecha francesa, Jean-Marie Le Pen, visitó después de cinco años la República Checa para apoyar al radical republicano, Miroslav Sládek, antes de las elecciones al Parlamento Europeo. Criticó la Unión Europea, no ahorrándoselas ni con la República Checa por su adhesión a esa comunidad.

Jean-Marie Le Pen y Miroslav Sladek, foto: Alexis RosenzweigJean-Marie Le Pen y Miroslav Sladek, foto: Alexis Rosenzweig Según el presidente del Frente Nacional francés, Jean-Marie Le Pen, el ingreso de la República Checa en la Unión Europea "es el ingreso a una cárcel que se va derrumbando bajo la afluencia de los inmigrantes del tercer mundo".

Le Pen, de 76 años de edad, al que acompaña la fama de rasista y antisemita, llegó a la República Checa para apoyar la candidatura del presidente del Partido Republicano checo, Miroslav Sládek, al Parlamento Europeo. Después de las elecciones plantea constituir en Estrasburgo un grupo de diputados de todos los partidos de extrema derecha europeos. "Hay que oponerse a los que quieren hacer desparecer las naciones en Europa", explicó Le Pen.

Jean-Marie Le Pen, foto: Alexis RosenzweigJean-Marie Le Pen, foto: Alexis Rosenzweig "Creemos que la nación es hoy la forma política y sociológica más eficaz para defender los intereses fundamentales del pueblo: la libertad, la identidad, la seguridad, la prosperidad, la lengua, la cultura, es decir, todos los valores que se tratan de disolver en la Unión Europea", dijo Le Pen.

Le Pen señaló que la integración europea está en decadencia no omitiendo subrayar que la Unión Europea no puede querer englobar el mundo entero, y particularmente no tales países como Turquía.

A diferencia del derechista francés, quien en las elecciones regionales de marzo ganó casi el 17 por ciento de los votos y hace dos años postuló para presidente de Francia, la carrera de Miroslav Sládek, de 53 años, ha tomado el rumbo contrario. A mediados de los noventa un temido radical político capaz de traer a plaza a miles de personas, abandonó hace seis años el Parlamento. Desde aquel entonces su estrella política fue apagándose, y no parece que vuelva a brillar.

07-05-2004