Libros prohibidos, temas prohibidos

08-09-2005

Con motivo del 25 aniversario del surgimiento del sindicato Solidaridad en Polonia, este miércoles fueron inauguradas en el Instituto Polaco de Praga dos exposiciones que documentan la cooperación entre los disidentes polacos y checoslovacos durante el régimen comunista.

Foto: Silja SchultheisFoto: Silja Schultheis La exposición fotográfica titulada "No tenían miedo", recoge encuentros de los disidentes en la frontera checo-polaca en los Montes Gigantes, así como imágenes de manifestaciones en Polonia por la liberación de los presos políticos checoslovacos. La colaboración entre los disidentes de Checoslovaquia y Polonia fue en gran medida una excepción en el antiguo bloque socialista, opinó uno de los organizadores de las exposiciones, Jirí Gruntorád.

"Se debe, creo, al parentesco de los dos idiomas, ya que los checos y los polacos se entienden sin necesitar un intérprete, la coincidencia de opiniones en muchos aspectos, y la historia común de los dos países".

Un gran papel lo desempeñó el año 1968, fortaleciéndose la cooperación en los años 70 con la fundación de Carta 77 en Checoslovaquia y el Comité para la Defensa de los Obreros, el legendario KOR, en Polonia.

Foto: Silja SchultheisFoto: Silja Schultheis En Checoslovaquia se editaba en "samizdat" a autores polacos prohibidos, en Polonia publicaban clandestinamente obras de Václav Havel, Bohumil Hrabal, Milan Kundera o también poemas del premio Nobel checo Jaroslav Seifert, según muestra la segunda exposición inaugurada ayer en el Instituto Polaco de Praga.

"Hay que apuntar que los libros que surgían en ´samizdat´ en Checoslovaquia aparecían como máximo en algunas decenas de ejemplares que se prestaban los amigos entre ellos. Si el libro no se leía en una emisora extranjera, no tenía mucho impacto en la sociedad, a diferencia de Polonia, donde las ediciones contaban con miles de ejemplares y prácticamente todo el mundo podía leer estos libros", explicó Gruntorád.

Más de 400 nombres figuran en la lista imaginaria de los autores prohibidos por el régimen comunista en Checoslovaquia, agregó Jirí Gruntorád.

Las dos exposiciones que recuerdan la reciente historia de Checoslovaquia y Polonia permanecerán en el Instituto Polaco de Praga hasta finales de septiembre.

Los visitantes pueden escuchar también una grabación del cantante checo Karel Kryl, tomada en el festival de Wroclaw, Polonia, dos semanas antes del 17 de noviembre de 1989.

08-09-2005