Líderes europeos aseguran que en la UE no hay proteccionismo económico

02-03-2009

La crisis económica ha provocado fisuras en las relaciones entre los viejos y nuevos miembro de la Unión Europea. La cumbre de los Veintisiete de este domingo en Bruselas ha reducido tensiones, al menos por un tiempo, y los países comunitarios aprobaron una postura conjunta para enfrentar la crisis.

Mirek Topolánek y Jose Manuel Barroso (Foto: Ch.Rühmkorf)Mirek Topolánek y Jose Manuel Barroso (Foto: Ch.Rühmkorf) Los líderes europeos encabezados por el primer ministro checo, Mirek Topolánek, el presidente en funciones de la Unión Europea, rechazaron el proteccionismo económico y acordaron “utilizar al máximo el mercado único como motor para la recuperación del crecimiento y el empleo”.

Las deliberaciones mantenidas en Bruselas ayudaron a relajar la tensión entre el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro checo, Mirek Topolanek, por el plan de ayudas de París a la industria automovilística que favorecía el empleo en Francia.

Si en un momento se insinuó que Francia aplicó medidas proteccionistas, Topolánek fue ahora tajante al decir que en Europa no hay proteccionismo.

Mirek Topolánek y Nicolas Sarkozy (Foto: CTK)Mirek Topolánek y Nicolas Sarkozy (Foto: CTK)“No sabemos de ningún caso de proteccionismo. Apoyamos el papel activo de la Comisión en este sentido y debo hacer hincapié en que no hemos topado con ninguna manifestación de proteccionismo que amenace a la Unión Europea”, subrayó el primer ministro checo.

El otro tema que provocó polémica en la cumbre fue la división surgida entre países comunitarios viejos y los nuevos, y a la vez entre los nuevos entre sí.

Hungría solicitó una ayuda de hasta 180.000 millones de euros para sanear los bancos y reactivar la economía de los países del Este. La iniciativa fue rechazada por la mayoría de los países comunitarios y varios países de la región como República Checa, Polonia y Eslovaquia.

Donald Tusk, Mirek Topolánek y Robert Fico  (de izquierda) Foto: CTKDonald Tusk, Mirek Topolánek y Robert Fico (de izquierda) Foto: CTK Topolánek expresó que no creía en que Europa del Este sea una región especial, que requiera de ayuda especial. “Ha de ayudarse a todos los países comunitarios, y sobre todo a los más necesitados”.

El primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, rechazó la idea de generalizar la situación de los nuevos miembros, porque la crisis afecta a los países de manera diferente.

“No debemos crear la imagen de que todos tienen los mismos problemas, que todos necesitan el mismo tipo de ayuda y que los países de Europa del Este no dominan la situación mientras que otros sí”, matizó el primer ministro eslovaco.

La cumbre informal del domino fue la cuarta celebrada por los dirigentes europeos para tomar medidas frente a la crisis. El tema se analizará en la próxima sesión del Consejo Europeo a mediados de marzo, antes de la cumbre del G-20 planeada para abril en Londres.

02-03-2009