Los asistentes escolares, cada vez más requeridos por los centros checos

17-12-2015

Las escuelas de la República Checa se ven cada vez más en la necesidad de pagar asistentes escolares para mejorar el cuidado de los alumnos con discapacidades o socialmente desfavorecidos. Ante las dificultades financieras que ello supone, el Ministerio de Educación ha prometido cubrir los gastos a partir del próximo curso.

Foto ilustrativa: Filip Jandourek, Archivo de ČRoFoto ilustrativa: Filip Jandourek, Archivo de ČRo Para muchos niños checos con problemas de percepción, movilidad, atención o comportamiento la figura del asistente escolar se ha convertido en el principal apoyo con el que cuentan durante su día a día en el colegio. El número de estos profesionales, que se dedican individualmente a cada estudiante con problemas, se ha incrementado este año en 1.509, hasta llegar a los 10.382, contando los que trabajan para escuelas básicas, liceos, escuelas de formación profesional y conservatorios.

La gran mayoría de los asistentes realizan apoyo a alumnos con discapacidades físicas o mentales. En menor medida, una décima parte, el objetivo son niños con problemas derivados de su baja extracción social. Tampoco faltan los menores que precisan asistencia por tratarse de extranjeros recientemente llegados a la República Checa. Así describe las necesidades de su centro la directora de la escuela básica Hanspaulká, Marie Pojerová.

Foto ilustrativa: Archivo de ČRoFoto ilustrativa: Archivo de ČRo “Tenemos un chico que vino en septiembre de Ucrania, lo que significa que tiene problemas con la lengua checa. Tenemos en la misma clase un muchacho con un gran déficit de atención, y también tenemos a otro con síndrome de Aspergen. El trabajo y preparación necesarios solo para atender a estos tres niños exige mucha energía”.

Detrás de esta mayor demanda de asistentes escolares se encuentra la evolución del sistema educativo checo, que se ha vuelto más inclusivo, explica la asesora pedagógica Petra Buči.

“Hoy en día asisten a las escuelas básicas niños que hace unos diez años habrían ido a escuelas especiales. Ahora los padres pueden escoger el tipo de escuela que más les conviene, y por ello hay más niños que se matriculan en escuelas corrientes, lo que no debería suponer ningún problema”.

Foto ilustrativa: Amnesty InternationalFoto ilustrativa: Amnesty International Para los centros escolares el empleo de asistentes es en muchos casos un quebradero de cabeza, ya que no disponen de una fuente de financiación propia para pagarles. En muchos casos se toma el dinero de las reservas para pagar bonificaciones al resto de los trabajadores, en otros se hacen incluso colectas o mercadillos para recaudar fondos.

En vista de la situación, el Ministerio checo de Educación ha anunciado que a partir del próximo curso los centros escolares tendrán derecho a emplear asistentes. Se contará por tanto un capítulo presupuestario destinado a pagar a estos trabajadores, en principio de 18 millones de euros.

17-12-2015