Los celulares y tabletas provocan miopía

07-05-2015

Alrededor de un 20% de los niños checos tienen problemas de carácter psicológico y social o padecen de miopía, según un reciente estudio del Hospital Universitario de Santa Anna, de la ciudad de Brno. Los especialistas afirman que esta situación se debe al uso demasiado frecuente de celulares y tabletas por parte de los menores.

Foto: Adriana KratinováFoto: Adriana Kratinová La tecnología moderna facilita la vida al ser humano y también la hace mucho más divertida. No obstante, nada se debe exagerar, como decían ya nuestros antepasados. Los celulares y las tabletas por ejemplo, pueden resultar también causantes de problemas de salud, lo que se hace cada vez más patente en el caso de los niños. Una quinta parte de los menores checos por ejemplo, padecen miopía y, según afirma la oftalmóloga Jitka Kianičková, los médicos registran en los menores también otros daños causados por el excesivo uso de diversos dispositivos con pantalla.

”Los niños pueden llegar a tener también dolores frecuentes de cabeza, una mala concentración y problemas psicológicos”.

El número de menores checos que tienen problemas de la vista o que prefieren pasar su tiempo libre en soledad, porque les cuesta comunicarse con los demás niños se va incrementando. Los especialistas afirman que ese es el precio que pagamos por permitir a los niños que vean televisión desde temprana edad y con gran frecuencia, que usen celulares, tabletas y otros artefactos tecnológicos de moda.

Un reciente estudio demostró que en Chequia los escolares de la enseñanza básica pasan unas 5 horas diarias junto a la computadora o utilizando su tableta, o teléfono móvil. En las escuelas de enseñanza media son más horas todavía.

Foto ilustrativa: Filip JandourekFoto ilustrativa: Filip Jandourek En esta época moderna es imposible impedirles a los niños el acceso a las tecnologías pero, según sostiene Svatopluk Synek, jefe de la Clínica Oftalmológica del Hospital Universitario de Santa Anna, tanto los padres como los educadores de los menores deberían insistir en el cumplimiento de ciertas normas en su uso, para proteger la salud de los niños.

”El tiempo del uso ininterrumpido de las tabletas y los celulares por ejemplo, no debería sobrepasar los 30 o 40 minutos como máximo. Es sumamente importante para la salud del menor que después de ese tiempo deje de lado esos aparatos y se haga una pausa de al menos unos 15 y hasta 20 minutos”.

No menos importante es que los niños pasen más tiempo bajo la luz natural, o sea que aprovechen su tiempo libre para salir más de casa con sus amigos, practicar algún deporte o ir a caminar a la naturaleza. Lo peor para el desarrollo del menor es cuando pasa la mayor parte de su tiempo en un mundo virtual, que le ofrecen los aparatos técnicos.

Foto: Adriana KratinováFoto: Adriana Kratinová En Chequia, el 100% de los escolares de ocho años de edad ya tienen un celular o una tableta. Esos niños, además de los males ya mencionados, son mucho más proclives asimismo a la fatiga crónica, ya que la luz azul que emiten esos dispositivos influye negativamente en el ritmo biológico del hombre.

Semejantes problemas registran también en otros países desarrollados. Varios estudios internacionales demostraron que la miopía por ejemplo, es menos común en los niños de familias con escasos recursos o en países subdesarrollados. Los especialistas insisten en que no se trata de dar un paso atrás, sino de saber aprovechar los nuevos descubrimientos de manera razonable, y más todavía en el caso de los menores.

07-05-2015