Los colegios podrán examinar a sus alumnos de consumo de drogas y alcohol

16-03-2016

El proyecto de Ley Antitabaco, que se espera sea aprobada por el Parlamento Checo en unas pocas semanas, abarca también medidas para encarar el creciente consumo de drogas y alcohol por parte de los menores checos. La nueva ley permitirá por ejemplo hacer tests a los escolares de consumo de drogas y alcohol sin el acuerdo de sus padres, medida criticada por muchos especialistas y políticos.

Foto: Kristýna MakováFoto: Kristýna Maková El alto consumo de drogas y alcohol por parte de los escolares checos es uno de los mayores problemas a los que se enfrenta esta sociedad. Desde hace varios años, Chequia se sitúa en este aspecto en uno de los peores lugares a nivel mundial. El 20% de los varones de 15 años y el 14% de las niñas de esa edad consumen alcohol regularmente, y el 23% de los escolares admite tener cierta experiencia con la marihuana. Además, el 11% de los varones y el 16% de las niñas de 15 años fuman.

Estos alarmantes datos impulsaron al Ministerio de Salud a incluir en el proyecto de Ley Antitabaco, sobre el cual debería decidir la Cámara Baja este mes, medidas que ayuden a prevenir la drogadicción y el alcoholismo entre los menores checos.

Una de ellas consiste en permitir a las escuelas que comprueben si sus alumnos han consumido alcohol o algún estupefaciente, sin que sea necesario disponer del permiso previo de los padres de los menores, algo que sí se requiere hasta el presente.

Lenka Teska Arnoštová, foto: Noemi Fingerlandová, ČRoLenka Teska Arnoštová, foto: Noemi Fingerlandová, ČRo Lenka Teska Arnoštová, viceministra de Salud, defiende el procedimiento propuesto en el borrador, considerándolo un importante paso preventivo.

”Algunas escuelas hacen esos tests a los alumnos ya ahora, aunque con el permiso de sus padres. Pero debemos tener en cuenta que el consumo de alcohol y drogas por los jóvenes checos es alarmante y hay que combatirlo, por lo que necesitamos instrumentos excepcionales. No se trata de examinar a todos los alumnos de una sola vez, sino de disponer de esa posibilidad para casos excepcionales”.

Viktor Mravčík, foto: ČT24Viktor Mravčík, foto: ČT24 La intención del Ministerio de Salud de aprovechar nuevos instrumentos para defender a los escolares de la droga y el alcohol, tiene sin embargo a muchos adversarios. Éstos afirman que en vez de prevención se quiere aplicar la represión, opinión en la que coincide entre otros Viktor Mravčík, jefe del Centro Nacional de Monitoreo de Drogas y otras Adicciones.

”Es un proyecto muy controvertido, que puede llevar a los directores de las escuelas a la convicción de que hacen lo posible para prevenir la proliferación de estupefacientes en su colegio. A raíz de ello, no obstante, podría minimizarse la atención que habría que dedicar a programas mucho más efectivos de prevención”.

Foto: Filip Jandourek, ČRoFoto: Filip Jandourek, ČRo Marián Kovanda, jefe del Centro Infantil de Detoxicación, de Praga, considera además que la libre examinación de los alumnos en los colegios sobre si han bebido alcohol o si se han drogado es incorrecta por otro motivo también. Se liberaría a los padres de los escolares de su gran parte de responsabilidad en el comportamiento inadecuado de sus hijos, y eso es inaceptable.

También el Ministerio de Educación destaca que para los escolares, más que los chequeos de alcoholismo y drogadicción, es mucho más importante que tengan a disposición a un especialista en caso de tener algún serio problema de salud o comportamiento.

16-03-2016