Los desempleados deberán cumplir servicio comunitario para recibir ayudas

02-02-2017

Las personas que estén desempleadas más de seis meses y reciban un subsidio por parte del Estado deberán realizar a partir de ahora trabajos en el marco del servicio comunitario a fin de que no les sea reducida la ayuda financiera. Así lo supone una nueva enmienda a la ley de seguridad social, que entró en vigor este miércoles.

Foto ilustrativa: Gabriela Hauptvogelová, ČRoFoto ilustrativa: Gabriela Hauptvogelová, ČRo Motivar a los desempleados para que busquen trabajo activamente o para que realicen un servicio comunitario mientras no encuentren otra cosa, es lo que persigue la enmienda de ley de seguridad social.

La directiva enlaza en parte con las labores obligatorias para los desempleados que habían sido practicadas años atrás, pero que posteriormente fueron anuladas por el Tribunal Constitucional. Estipula que el nivel del subsidio por desempleo se establecerá en base al mínimo existencial, o sea lo básico para subsistir, que responde a 81 euros mensuales, y no como hasta el presente en base al mínimo vital que es de unos 116 euros mensuales, según recalcó Michaela Marksová, ministra de Trabajo y Asuntos Sociales.

”La nueva normativa estipula que cada desempleado podrá recibir un mayor subsidio y alcanzar los 116 euros. Para ello, sin embargo, deberá cumplir 20 horas mensuales como mínimo en trabajos comunitarios. Si la persona cumple 30 horas como mínimo de ese tipo de labores, recibirá otros 22 euros, además de los 116 euros”.

La ministra recalcó que la directiva quiere motivar a los desempleados a largo plazo. La medida no se aplicará a personas desventajadas de alguna forma en el mercado laboral, como por ejemplo las de más de 60 años, los discapacitados, y las mujeres que cuidan de hijos pequeños. Sin embargo, las demás personas que están cesantes más de seis meses deberán desarrollar una mayor actividad, insistió Marksová.

Michaela Marksová, foto: Filip Jandourek, ČRoMichaela Marksová, foto: Filip Jandourek, ČRo”Si tomamos en cuenta que en Chequia se registra actualmente la menor tasa de desempleo a nivel de toda la Unión Europea, quiere decir que si una persona aquí está sana y es capaz de trabajar pero recibe ayuda por desempleo del Estado, esa persona elude trabajar. A partir de ahora las personas que no quieran trabajar, no quieran cumplir el servicio a la comunidad, serán sancionadas en forma de recibir menores ayudas sociales”.

El servicio comunitario podrá ser organizado por las municipalidades, organizaciones sin fines de lucro, así como por Cáritas, que recibirán contribuciones financieras del presupuesto nacional. Se tratará de trabajos de mantenimiento de carreteras, de limpieza en hogares, ayuda en bibliotecas y otras instituciones públicas, así como de cuidados por los ancianos en casas para jubilados.

En vista de que la enmienda a la ley de seguridad social entró en vigor el 1 de febrero, sus cláusulas serán aplicadas a los desempleados a partir de agosto próximo, después de transcurrir los seis meses de estar cesantes, según lo estipulado.

02-02-2017