Los empresarios checos están en contra de la regulación del horario comercial

22-03-2016

Los empresarios checos no están de acuerdo con la propuesta de ley que busca cambiar el horario comercial en la República Checa. La Cámara de Comercio y la Asociación de Comercio y Turismo barajan la posibilidad de llevar el asunto al Tribunal Constitucional.

Foto: Aktron, CC BY-SA 3.0Foto: Aktron, CC BY-SA 3.0 Los empresarios checos han empezado una cruzada para evitar que la Cámara Baja apruebe esta semana una propuesta de ley presentada por el Senado que busca reducir el horario comercial del país.

La propuesta recomienda que, al igual que en otros países europeos, las grandes tiendas mantengan sus puertas cerradas los días feriados.

La medida ha topado con el rechazo de los empresarios que temen pérdidas y no encuentran razón alguna para poner en marcha algo similar.

El director de la Cámara de Comercio, Vladimír Dlouhý, expresó su apoyo al sector empresarial y estima que la aplicación de semejante normativa atenta contra los principios de la economía de mercado.

Vladimír Dlouhý, foto: Filip Jandourek, ČRoVladimír Dlouhý, foto: Filip Jandourek, ČRo “Resulta casi absurdo que se le diga a los comerciantes qué días pueden abrir y qué días no. Lo mismo vale para el público, cierto día puede salir de compras, pero otro no”.

Los senadores sostienen que a nivel europeo el horario comercial limitado funciona sin perjuicios para el sector comercial, y que resulta de beneficio para las familias que pueden aprovechar el tiempo para actividades en conjunto.

Vladimír Dlouhý reconoce que las familias deben disfrutar del tiempo libre paseando y en actividades de recreación, al tiempo que insiste en que el cambio del horario comercial no es el mejor remedio.

“No es bueno, que las familias pasen su tiempo libre en las grandes tiendas, pero creo que cerrar los días festivos y hasta los domingos no es el camino correcto”.

Foto: Tomáš Adamec, ČRoFoto: Tomáš Adamec, ČRo Desde el punto de vista de los empresarios el cierre de las tiendas los días festivos les provocará pérdidas y gastos. A los empleados se les debe pagar el día libre, no habrá ventas y muchas personas, jubilados y estudiantes, que aprovechan esos días como jornadas de trabajo temporal, se quedarán sin ingresos.

En caso de que la Cámara de diputados apruebe esta semana la propuesta de Ley del Senado para limitar el horario comercial, el director de la Cámara de Comercio no descarta presentar una demanda ante el Tribunal Constitucional.

La regulación del horario comercial a nivel europeo no es igual. En algunos países se aplica tanto para los días feriados como para los domingos, considerados día de descanso. En la República Checa las grandes tiendas tienen abierto hasta las 22:00 horas de lunes a domingo y algunos hipermercados las 24 horas del día.

22-03-2016