Los escolares checos acostumbran aprender de memoria

07-12-2004

Las escuelas checas no enseñan a los niños a pensar. Los escolares aprenden de memoria, pero no son capaces de aplicar los conocimientos en la práctica.

Según el último sondeo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, los escolares checos manifiestan capacidades tan sólo promedias en cuanto a la aplicación de sus conocimientos en la práctica. Resultados aún peores fueron los relativos a la capacidad de comprender un texto leído. Los niños checos no progresaron en comparación con el año 2004, cuando un estudio similar fue realizado por primera vez.

Cyril Krecek, maestro de una de las escuelas básicas de Praga señaló que la capacidad de aprender de memoria favorece a los niños que se ven atraídos por las ciencias exactas, como la matemática.

"Todos los niños deberían aprender pensar de manera independiente y saber defender su opinión. Sin embargo, para algunos niños resulta más fácil aprender las materias de memoria y depende de cada profesor si se conforma con este tipo de conocimientos o no. Un papel muy importante deberían desempeñarlo también los padres que con frecuencia hacen callar a sus niños, acusándoles de insolencia cuando expresan su opinión".

Vera Brozová, maestra del idioma checo, intenta de fomentar lo que llama la "lectura crítica".

"Disponemos de libros especializados que nos ayudan a enseñar a los niños a pensar, analizar el texto y realizar el debate sobre un tema concreto. Sin embargo, los niños de los grados superiores suelen oponerse a nuestros esfuerzos señalando que saben leer. Pero yo con frecuencia les señalo que saber leer y ser capaz de comprender el texto son dos cosas distintas".

El Ministerio de Cultura checo se propuso cambiar la situación por medio de una amplia reforma que ofrece a los maestros una mayor libertad en cuanto a los planes y programas de estudio.

07-12-2004