Los extranjeros pueden enriquecer el mercado laboral checo

30-09-2004

Enriquecer el mercado laboral interno y contrarrestar el paulatino envejecimiento de la población checa persigue un proyecto del Gobierno checo, destinado a especialistas de países del Este. Sobre el tema conversamos con Ivana Vonderková.

¿En qué consiste el proyecto del Gobierno checo y cuál ha sido el impulso para el mismo?

"Brevemente se puede decir que el proyecto ofrece "tarjetas verdes" checas a especialistas de países del Este. O sea, los peritos extranjeros interesados en trabajar en la República Checa tienen a cambio la posibilidad de obtener residencia permanente en este país después de dos años y medio de desempeñarse aquí. A modo de comparación, los demás extranjeros deben trabajar en el país como mínimo diez años para poder pedir la residencia permanente".

¿Cuáles han sido los motivos que impulsaron este proyecto?

"Uno de los principales motivos fue la advertencia de los demógrafos ante la paulatina disminución del número de habitantes de la República Checa. Los especialistas afirman que, de continuar la baja natalidad que se viene registrando desde mediados de los años ochenta, dentro de unos 25 años faltarían en este país alrededor de 400 mil trabajadores. Además, en varias esferas de la economía nacional se registra una escasez cada vez mayor de personal cualificado, causada por la "fuga de cerebros" a Europa Occidental y Estados Unidos especialmente".

El proyecto lleva en marcha un año y medio aproximadamente. ¿Qué resultados ha dado hasta el momento?

"El primer año se han inscrito en el mismo 185 búlgaros, croatas y kazajos. El Gobierno admite que el número de interesados ha sido inferior a lo que se había esperado, pero confía que en el futuro irá creciendo. Para lograrlo se prevé ampliar la publicidad sobre el proyecto y desarrollar una cooperación más estrecha con empresarios checos interesados en emplear a especialistas extranjeros.

A partir del primero de octubre podrán trabajar en la República Checa también los extranjeros que en este país acaben de terminar sus estudios, independientemente del país de origen de esas personas. Y a los oyentes de Radio Praga les podría interesar especialmente que, dentro de unos cuatro años, que es cuando se pretende evaluar el proyecto gubernamental de las "tarjetas verdes" checas, podrán inscribirse en el mismo ciudadanos del mundo entero".

30-09-2004